viernes , 19 de julio, 2019

Boudou y Kicillof fueron abucheados

El vicepresidente, Amado Boudou, y el viceministro de Economía, Axel Kicillof, vivieron este fin de semana situaciones incómodas, cuando el primero al encabezar el acto oficial por el bicentenario de la batalla de San Lorenzo, en Santa Fe, fue silbado por público presente, mientras que al segundo lo insultaron y abucharon en una embarcación de Buquebus.

Junto al gobernador de Santa Fe, Antonio Bonfatti, Boudou dijo públicamente que “es una actitud fascista no escuchar lo que otros tienen que decir”, ante los gritos y silbidos que recibió cuando ofrecía su discurso y recordaba al ex presidente Néstor Kirchner.

Pese al enfrentamiento abierto que protagonizan el Gobierno nacional y la administración santafesina, el vicepresidente acompañó a Antoni Bonfatti para encabezar el evento que incluye una recreación de la batalla que se libró en el Campo de la Gloria, donde las tropas de San Martín derrotaron al ejército realista.

Ante una multitud que se acercó a participar de los festejos, el gobernador de Santa Fe hizo uso de la palabra y pidió unidad, ante la atenta mirada de Boudou.

“Es necesario unirnos y trabajar en conjunto. Nación y provincia, provincia y municipios. Pongamos todos estrategia y unidad, esperanza y convicción, es el único camino que tenemos para ganar la batalla”, reclamó Bonfatti, que cerró su discurso con una frase eufórica: “Viva la patria y viva la provincia invencible de Santa Fe”.

Luego llegó el turno del vicepresidente de la Nación, que debió soportar los silbidos del público. “Es una actitud fascista no escuchar lo que otros tienen que decir”, se quejó Boudou ante los gritos y silbidos que recibió cuando ofrecía su discurso y recordó al ex presidente Néstor Kirchner.

Para pacificar el ambiente intervino el intendente de San Lorenzo, Leonardo Raimundo, quien pidió calma y “respeto”. Entonces sí, Boudou pudo hablar sin interrupciones. “No hay proyectos locales sin un proyecto nacional. Y no hay proyecto nacional sin un proyecto latinoamericano. Eso nos enseñó San Martín con cada una de sus acciones”, expresó el vicepresidente, quien además atacó a los especuladores financieros.

Por su lado, Kicillof también tuvo su protagónico cuando anoche, en una embarcación de Buquebus, fue abuchado e insultado por los tripulantes. El incidente ocurrió cuando un grupo de pasajeros se percató de la presencia del funcionario, y tuvieron que resguardarlo en la cabina del comandante para evitar que la gente siga exasperándose.

Kicillof -que retornaba de la ciudad uruguaya de Colonia, junto con su esposa y sus dos hijos- decidió no enfrentar los insultos y mantenerse en silencio. El episodio se prolongó durante algunos minutos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *