lunes , 22 de julio, 2019

Bolivia reclamará un tesoro encontrado en un navío

Exige a España una parte de lo hallado en la fragata Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en 1804. Son casi 600 mil monedas de oro y plata valuadas en 500 millones de dólares que fueron acuñadas en la Casa de la Moneda de Potosí.
Bolivia reclamará oficialmente a España una parte del tesoro de la fragata española Nuestra Señora de las Mercedes, hundida en 1804 por la armada británica, casi 600.000 monedas de oro y plata valuadas en 500 millones de dólares que la empresa estadounidense Odyssey rescató del fondo del mar y que fueron acuñadas en la Casa de la Moneda de Potosí, demanda a la que se suman Perú y Ecuador.
La empresa Odyssey litigió durante cinco años con España antes de devolver el tesoro de miles de monedas del siglo XVIII, acuñadas con metal extraído del Alto Perú, que rescató en 2007 junto a otros artículos valiosos del buque hundido frente a las costas de Portugal.
El anuncio sobre el reclamo de Bolivia lo formuló el ministro de Culturas, Pablo Groux, informó la agencia cubana Prensa Latina.
El titular de Culturas hizo referencia a una reunión, esta semana, con el embajador español, Ramón Santos, a quien le reiteró que Bolivia debe recibir parte de las monedas acuñadas en Potosí.
Unos días atrás, el ministro de Educación de España, José Ignacio Wert, admitió que su país estudia la posibilidad de enviar en depósito una pequeña parte de esas monedas a museos de Estados Unidos -en agradecimiento por el apoyo dado a la demanda española- y de otros países latinoamericanos, para recordar la fructífera relación histórica con este continente.
Pero Perú y Ecuador también se suman a la lista de reclamantes, incluso el mandatario ecuatoriano, Rafael Correa, propuso a su par peruano, Ollanta Humala, en su reciente visita a Lima, hacerlo de manera conjunta.
“Ese oro es de Perú, es de Ecuador, es de nuestra América, también nosotros tenemos que reclamar ese oro”, aseguró Correa.
El portal PrecioOro.com ofreció un extenso informe de distintas fuentes españolas sobre el litigio de Madrid contra la empresa “cazatesoros” de Estados Unidos.
“La repatriación del tesoro fue emocionante. Ayer (25 de febrero) los dos Hércules aterrizaron en la base aérea de Torrejón, cargados con los caudales (21 toneladas) que partieron de Lima en 1804 y han pasado los últimos 200 años en el fondo del mar”, señaló una de esas fuentes.
Pero agregó que ese tesoro, “procedente de la base militar de Florida, no está completo, ya que una parte se quedó en Gibraltar”; no obstante fuentes de Cultura han confirmado que el gobierno español ha iniciado “conversaciones con el británico para colaborar” en esta cuestión.
Por otra parte, el experto en derecho de patrimonio subacuático José María Lancho, que asesoró al gobierno español, denunció que “empresas cazatesoros como la Odyssey dañan irreparablemente los yacimientos arqueológicos submarinos solo para obtener el máximo rendimiento económico”.
“El problema del Odyssey habría tenido otra dimensión sin el apoyo (británico) de Gibraltar, el papel de nuestros vecinos no ha sido digno”, reprochó Lancho.
El experto alabó la actuación de los jueces norteamericanos de este caso y el apoyo del gobierno de Estados Unidos, “preocupado también por cómo podría afectar este asunto a sus propios buques (hundidos)”.
El diario mexicano Milenio del 12 de diciembre del 2010, también citado en el mencionado portal, recuerda que el gobierno de Estados Unidos “ofreció mediar en el pleito en beneficio de España a cambio de la entrega de un cuadro titulado Calle Sain Honoré, pintado por el francés Camille Pissarro, que fue arrebatado por los nazis a una familia estadounidense, para ir a dar luego a un museo de Madrid”.
“La propuesta habría sido rechazada de manera tajante por España. En ese asunto, sin embargo, no han sido revelados aún los documentos más importantes que probarían el apoyo real del gobierno de Estados Unidos y del de Gran Bretaña a Odyssey, antes y después del saqueo” de la fragata hundida, concluye el periódico.
Por su parte, el diario peruano El Comercio destacaba el 11 de noviembre de 2010 que las monedas de oro y plata del barco hallado por Odyssey corresponden a Perú.
“Estas monedas fueron sacadas de aquí, fueron el fruto del trabajo de varios peruanos. Lo que hemos pedido al juez es definir la titularidad de la carga, no estamos hablando del buque, sino de la carga, que constituye parte del patrimonio cultural peruano”, dijo la diplomática limeña Liliana Cino.
El argumento es que Perú es un Estado sucesor y que, por lo tanto, le corresponden todos los bienes que se extrajeron y que trabajaron sus nacionales en su territorio. “Fuimos un estado sometido”, recordó la embajadora.
España refuta esta definición y argumenta que el Perú no existía como nación, según el periódico limeño.

Fuente: Télam

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *