lunes , 23 de septiembre, 2019

Argentina denunció a su marido por internet y logró escapar

Desde Tailandia, se comunicó con su familia y les contó sobre el maltrato de su pareja, ex jugador de Arsenal.
Una mujer argentina logró escapar de los malos tratos a los que la sometía su marido, el ex arquero de Arsenal, Lucas Echenique, al denunciarlo en una conversación vía cámara web con su familia. Luego de comunicarse con ellos, y escapar a la Embajada argentina en Tailandia (donde residían), logró ser rescatada junto a sus dos hijos por las autoridades locales y se prepara para volver a Buenos Aires “entre mañana y pasado”, según confirmó su madre, Susana Zabala.
González, de 28 años, viajó en abril a Tailandia junto a sus hijos de siete y un año luego de una reconciliación con su marido, el arquero de fútbol Lucas Echenique, quien fue contratado por el equipo tailandés FC Sriracha. La pareja, que llevaba nueve años de matrimonio, se había separado por las agresiones que sufría González por parte del deportista, lo que la había llevado a denunciarlo ante la Policía en varias oportunidades.
Sin embargo, a pesar de todo ello, González decidió viajar junto a sus hijos a Tailandia y recomponer la relación sentimental. Llegada al país, habría descubierto que Echenique tenía otra familia en el país asiático y ante los reclamos, el jugador habría vuelto a golpearla. En los últimos quince días, la pareja protagonizó discusiones que terminaron en encierros y agresiones físicas. Según González, su marido la golpeaba incluso delante de los hijos de ambos, por lo que decidió pedirle ayuda a su familia.
“Sabíamos que algo malo estaba pasando porque se comunicaba muy poco”, explicó la madre y agregó que “un día él (Echenique) estaba conectado y mi hija le dijo que le pase con la hermana, que era una ingrata que no nos habla, y entonces la pasa y veía que ella hablaba como en clave: ‘si, no, bueno no puedo”. “Ahí nos dimos cuenta de que algo raro estaba pasando”, aseguró la madre en diálogo con radio Mitre.
Además, relató que González pudo salir de la casa y fue a un cibercafé desde donde se contactó a través de Skype con su familia, a la que le pidió ayuda para regresar a Argentina tras confesarles las agresiones. “Nos pide ayuda. Me dijo: Mami por favor júntenme un dinero para un sello que tengo que pagar para poder regresar”, agregó.
Zabala indicó que su hija “se fue llena de ilusiones como toda mamá jugándose su última moneda por su esposo. Me dijo: Yo voy a ir porque quiero que mis hijos estén con su papá, quiero la felicidad de mis hijos”. Incluso, señaló que su nieta de siete años “con la manito como pidiendo perdón me decía ‘abuelita, salvame. Nos va a matar”.
En la madrugada del viernes, González dejó su casa y pidió protección en el consulado argentino en Tailandia. Ese día, según la madre, “logró escapar.Salió corriendo descalza como estaba del departamento, bajó las escaleras y empezó a correr hasta que paró un taxi y se fue al consulado”, que ya había sido advertido sobre el caso. “A las horas fue la policía y los rescató (a los nenes) del departamento”, añadió Zabala.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *