sábado , 14 de diciembre, 2019

Araceli Ramos murió por “asfixia con estrangulamiento”

Su cadáver fue hallado en un baldío esta madrugada en Villa Madero. Fue estrangulada, y golpeada en la cabeza para ser reducida. Aún no se puede determinar si fue abusada por el avanzado estado de putrefacción de su cuerpo.

La joven desaparecida el 30 de septiembre, Araceli Ramos, murió por “asfixia con estrangulamiento” y fue golpeada en la cabeza para ser reducida, mientras que aún no se puede determinar si fue abusada por el avanzado estado de putrefacción de su cuerpo.

Según fuentes de la investigación, estos datos surgen de la autopsia realizada esta tarde en la morgue judicial de La Matanza, jurisdicción donde el cuerpo fue encontrado por la Policía.

Los forenses estimaron que la data de la muerte es “de entre una semana y diez días”, pero el tiempo puede ser mayor ya que las cuatro bolsas de consorcio en las que la chica estaba envuelta eran “muy resistentes” y pudieron ayudar a su conservación.

La joven murió por “asfixia por estrangulamiento” y también presenta golpes en el cráneo que le fueron propinados para reducirla, en tanto no se registra que haya tenido un sufrimiento previo.

Debido al avanzado estado de descomposición, los médicos autopsiantes no pudieron establecer si la joven fue abusaba sexualmente antes de ser asesinada, por lo que habrá que esperar a que se realicen estudios complementarios.

De esos mismos análisis surgirá si hay ADN de quien la mató o si le suministraron sustancias tóxicas.

Respecto al traslado del cadáver al lugar donde fue encontrado, el predio de la ex fábrica Jabón Federal, la autopsia determinó que fue atado con alambres de forma “inmediata” a su muerte.

La joven desapareció el 30 de septiembre, luego de dirigirse a una entrevista laboral, y fue encontrada hoy gracias al testimonio de un taxista que dio información precisa de haber llevado al único sospechoso del crimen hasta el momento, al lugar con varias bolsas.

El sospechoso y único detenido por la desaparición de la muchacha, Walter Vinader, de 39 años, fue cabo primero del Grupo Albatros de la Prefectura.

Vinader fue separado de las fuerzas tres años después de haber realizado una denuncia sobre un grupo de compañeros, a quienes acusó de ser cómplices de la prostitución en el puerto porteño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *