lunes , 21 de octubre, 2019

ADN, contradicciones y testimonios que complican a Mangeri

Jorge Néstor Mangeri, el portero de Ravignani 2360, fue procesado este miércoles como presunto asesino de la joven Ángeles Rawson y podría terminar con una prisión perpetua.
Para el juez Javier Ríos, los restos de material genético de Mangeri encontrados en tres de las uñas de Ángeles son la prueba clave para procesar a Mangeri por homicidio agravado con alevosía. Según su fallo, el portero quedó acusado de haberla atado de pies, manos y muslos, colocarle una bolsa verde en la cabeza, atarle varias sogas alrededor del cuello y meterla en una bolsa de color negro para introducirla, aún viva, en la cadena de tratamiento de residuos de la CEAMSE.
Tal es así que en el primer párrafo, Ríos destacó la aparición de ADN de Mangeri en los dedos”índice, anular y mayor de la víctima”.
Contradicciones y autoincriminación. El viernes 14 de junio, después de faltar a declarar en dos ocasiones de manera injustificada, Jorge Manegeri se presentó en la fiscalía como testigo. El encargado salió de ese mismo lugar el sábado 15, esposado y ya como imputado luego de contradecirse en sus testimonios.
Por un lado, Mangeri aseguró que en la tarde del lunes 10 de junio, día del crimen, tomó mate con su mujer en su departamento del octavo piso. Pero luego dijo que su mujer no estuvo en el edificio ese día ya que se encontraba refaccionando parte del departamento. Por tal motivo, ante las insistentes preguntas, respondió “fui yo, el de Ravignani 2360 fui yo; mi mujer no tiene nada que ver”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *