sábado , 7 de diciembre, 2019

¿Qué logo ni logo?… Escudo y nada más.

No tan personalista como De la Sota fue Mestre. Está atravesando varios problemas financieros, sociales y laborales a un día del mes de haber asumido. Entre tantas y tantas reuniones un secretario le dijo: ¿Qué hacemos con Jerónimo? ¿Qué Jerónimo? respondió Mestre ofuscado y al mejor estilo Mestre.
El escudo de la municipalidad, la carita que puso Juez, se escuchó en voz tímida y hasta temerosa. Sáquenlo a la m… dijo de nuevo con un nivel de tono más elevado el Lord Mayor del Palacio 6 de julio.  ¿Y cuál ponemos?, casi sin aire decía el asesor.
El que usaba mi viejo, el escudo amarillo con Municipalidad de Córdoba abajo, puntualizó y echó de la oficina al secretario. La cuestión no es menor. Eese logo es el que, por ordenanza, herencia de Luis Alfredo Juez,  el que tienen que usar todos los taxis, los remises y los colectivos.
Es el que deben llevar las hojas, la carta orgánica municipal, los impuestos recién impresos y un sinfín de cosas, decía un ex funcionario de Ramón Mestre (padre). La pregunta fue buena, pero no el momento ni el contexto; el intendente está nervioso y por ahí hay cosas que hay que dejarlas para más adelante, le explicaba el mismo funcionario al secretario que se fue cabizbajo y meditabundo del despacho del intendente.
Recordemos que Mestre padre usaba “Municipalidad de Córdoba”; Marti “Para los vecinos”, con los arbolitos; Kammerath “Córdoba Ciudad, escribiendo una nueva historia” y era una esfera de noche con la ciudad; Juez, tal vez el más tristemente recordado “Se acabó el Choreo” y después lo cambio por “Gobierno de la Ciudad”, y era el Jerónimo de perfil; Giacomino “Intendencia Giacomino” y era un rectángulo verde; y Mestre, no tendrá logos ni slogans, por ahora, dicen los asesores que después de ser partícipes de la charla antes mencionada ni se animan a preguntar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *