martes , 20 de agosto, 2019
Macarron-Dalmasso

Imputan a Marcelo Macarrón por el homicidio de Nora Dalmasso

El fiscal Miralles resolvió acusar al viudo de la víctima de “homicidio calificado por el vínculo” y le fijó una fianza de tres millones de pesos para que continúe en libertad. Lo citó a indagatoria para el 28 de marzo.

El fiscal Daniel Miralles imputó ayer al viudo de Nora Dalmasso, Marcelo Macarrón  por el delito de “homicidio calificado por el vínculo” y le fijó una fianza de tres millones de pesos para que continúe en libertad.

A través de un comunicado oficial se informó que el fiscal dispuso la indagatoria del viudo para el lunes 28 de marzo a las 9.30 y ordenó que pierda su status de querellante en la causa, el cual compartía con sus hijos Valentina y Facundo.

Asimismo, Miralles ordenó el secreto de sumario por 10 días.

Cabe recordar que Macarrón hab{ia quedado fuera de sospecha ya que argumentó que cuando se cometió el homicidio participaba de un juego de golf en la ciudad uruguaya de Punta del Este, lo que fue acreditado por testigos.

En cuanto al semen del linaje Macarrón que se había hallado en el cuerpo de Dalmasso, en su momento el imputado había alegado que había mantenido relaciones sexuales con ella antes de viajar.

El 26 noviembre de 2006, la víctima fue encontrada estrangulada y semidesnuda en su casa del barrio residencial Villa Golf, en Rí­­o Cuarto.

Los forenses determinaron que la ví­ctima tuvo relaciones sexuales antes de ser asesinada, aunque no se precisó si fueron consentidas o producto de una violación.

Desde el inicio del caso, los investigadores manejaron varias hipótesis, desde un crimen durante un juego erótico, pasando por un estrangulamiento durante la consumación de una relación sexual, hasta un homicidio cometido tras un abuso.

En tanto, los tres únicos imputados del caso fueron sobreseído: el asesor en el Gobierno de Córdoba, Rafael Magnasco; un pintor que trabajaba en la casa de Dalmasso, Gastón Zárate; y Facundo Macarrón, hijo de la víctima, quien fue acusado por presunto “abuso sexual gravemente ultrajante y homicidio calificado por el ví­­nculo”, a partir de un patrón genético encontrado en el lazo que se utilizó para asfixiarla. Sin embargo, el joven fue sobreseí­­do en octubre de 2012 por falta de pruebas.

Desde ese momento que causa quedó paralizada hasta fines del año pasado cuando aparecieron escuchas telefónicas realizadas en otra investigación por amenazas contra un abogado de Córdoba, de las cuales el fiscal Enrique Senestrari envió copia a la fiscalí­a de Rí­o Cuarto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *