martes , 20 de agosto, 2019
Argentinas-Asesinadas-en-Ecuador

Confirman que el crimen de las turistas argentinas en Ecuador involucró un ataque sexual

El ministro del Interior ecuatoriano informó que en la casa de uno de los detenidos se hallaron colchones con manchas de sangre y las mochilas de las turistas. El funcionario precisó que los sospechosos no tienen antecedentes penales.

El ministro del Interior de Ecuador, José Serrano Salgado, confirmó ayer que el crimen de las turistas argentinas Marina Menegazzo (21) y María José Coni (22), halladas muertas este fin de semana en la localidad de Montañita, se produjo en el marco de un ataque sexual.

El funcionario comentó que uno de los detenidos es un hombre que trabaja en esa ciudad turística como empleado de seguridad en distintos locales, y precisó que los sospechosos no tienen antecedentes penales.

En declaraciones a C5N, Serrano Salgado reveló que en la casa de uno de los sospechosos, que habría sido la escena del crimen, se hallaron colchones con manchas de sangre y las mochilas de ambas turistas argentinas con sus objetos personales.

Según la versión oficial, las chicas fueron llevadas a la casa del empleado de seguridad por un hombre habrían conocido en un bar para pasar la noche allí, ya que se habrían quedado sin dinero.

“Las chicas, como no tenían dinero, acceden a quedarse en la casa del autor confeso. Van hasta allí, es una casa muy vetusta, muy básica, donde permanecen hasta las 2.30 de la mañana cuando salieron a comprar unas gaseosas”, relató el funcionario.

Cuando las jóvenes regresaron a la vivienda se encontraron con que, además del dueño de casa, había otro hombre, ambos en estado de ebriedad. “El autor confeso se quedó en una habitación con María José, y el otro se quedó en otra habitación con Marina. Ahí es cuando se procede al crimen, luego de que intentaron una agresión sexual”, explicó el ministro.

Según la confesión de uno de los acusados, tras el crimen habrían embalado los cuerpos y los arrojaron el martes 23 de febrero entre los matorrales, a unos 400 metros de la escena del crimen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *