viernes , 14 de diciembre, 2018

Walter Grahovac, ministro de Educación: “Ha sido bajo el ofrecimiento del Gobierno nacional a los docentes”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Empezaron las clases con paro en Córdoba y en otras 18 provincias, pero ésta a diferencia de las restantes cerró un acuerdo salarial con los docentes del 31,6 por ciento, uno de los más altos del país. Igual hubo paro y se descontarán los días, aunque la medida fue dispar, y tal vez asustados del monto de los descuentos los docentes dieron clases.

El ministro Walter Grahovac dijo que hay que discutir las paritarias ya que “pagan justos por pecadores” en las negociaciones. Criticó a los docentes y a los alumnos, quienes a su entender son los que no cuidan las aulas. También sostuvo que cuando estuvo al frente de la UEPC se hacían clases alusivas y se charlaba con los estudiantes sobre la situación. En otro orden de cosas, reiteró el pedido del gobernador José Manuel de la Sota hacia los empleados públicos que tuvieron un importante aumento y deben cambiarlo por buen servicio, y criticó con dureza el ausentismo docente del que muchas veces puso en duda su veracidad. 

-Empezaron las clases con paro ¿Qué opinión le merece la huelga? 

-El paro en Córdoba no tiene sentido. Sí creo que la paritaria nacional no estuvo a la altura de las expectativas de los docentes y mucho menos de la realidad que se vive y que ha colaborado la inflación y la devaluación de principio de año, así que me parece que lo que hay que discutir es el sentido de la paritaria y también discutir cómo deben actuar los sindicatos nacionales. No puede ser que las provincias que somos las responsables, que aumentamos los sueldos, que pagamos, que nos preocupamos de hacer las negociaciones desde enero y durante febrero, hoy veamos afectado el ciclo lectivo por aquellas otras provincias que no pudieron cumplir con este recorrido. Creo que hay que modificarlo porque sino va a llevar a la destrucción de la paritaria. Qué se va a terminar planteando, que muchas provincias se van a terminar retirando de la paritaria porque no obtienen beneficios para la provincia, no le llegan recursos a los docentes y encima a pesar de dar soluciones tienen que padecer huelgas que se podrían haber evitado.

-El bajo aumento que ofreció la Nación, ¿Cree que respondía a que no hay dinero o fue para no terminar de blanquear la inflación? 

-No, no lo sé porque no he hablado con ningún funcionario, ni Córdoba participa de la paritaria. Sí creo que el monto debería haber sido una oferta más acorde con la realidad de la inflación, me parece que ha sido bajo el ofrecimiento del Gobierno nacional a los docentes.

-¿Qué información tiene del acatamiento?

-Van a ser dos días extraños. Creo que muchos docentes van a ir a trabajar. Nuestro sistema es muy capilar y recorrer la información lleva tiempo. Hoy (por ayer) pasaba por las escuelas que tienen las puertas abiertas con alumnos adentro, supongo que es porque ya se habían contactado los profesores de que iba a haber actividad.

-¿Cómo se efectuará el descuento a los que falten? 

-Como se hace siempre, con los informes que nos brindan los directores de las escuelas y aquellos que acataron la medida sufrirán los descuentos y el resto no. Pero es una realidad que se van a descontar los días de paro.

-Si usted estaría frente a la UEPC como estuvo muchos años, ¿Qué posición tomaría en torno al paro?

-Es enojoso opinar desde afuera, me fui hace muchos años, hace 12 años que dejé la conducción del gremio por voluntad propia e inicié otros caminos. Sí le puedo decir que he visto a lo largo de mi experiencia y muchas veces hubo solidaridades de esta característica y no terminaron bien las cosas. En el año 86′ hubo 42 días de paro cuando el Gobierno nos había dado un aumento salarial por encima de lo que se planteaba a nivel nacional y terminamos muy mal. En otras ocasiones hicimos medidas simbólicas con los cuerpos orgánicos, con los docentes con clases alusivas donde uno no deja de ser solidario pero también reconoce que está en una realidad distinta pero se puede mantener la organicidad gremial, la unicidad sindical sin necesidad de hacer todos exactamente el mismo acto. Lo que hay que hacer es mantener el objetivo, creo que Córdoba como otras jurisdicciones que hicimos acuerdos les daba para buscar otras metodologías de apoyar a los que no hicieron acuerdo. 

-Preocupa el ausentismo, ¿De la Sota hizo foco en eso? 

-Es elevado. Acá hay dos problemas y el que más preocupa es el pedagógico. Nosotros necesitamos de continuidad en el contacto del mismo profesor con el grupo de alumnos. Sólo algunos casos como docentes embarazadas, el 85 por ciento de las docentes son mujeres y son seis meses que un suplente aborda la mayor parte del trabajo. Necesitamos que los alumnos no estén cambiando de maestra, porque es un empezar de nuevo, recobrar la confianza, el modo de plantearse la relación pedagógica y didáctica en el aula. 

-¿Cuál cree que es la causa del alto ausentismo? 

-Hay de todo. Hay gente que a lo mejor está enferma, hay gente que a veces usan una licencia por enfermedad para hacer actividades privadas. Me parece que ahí cuando los detectamos iniciamos el sumario, y cuando es por enfermedad corresponde hacer uso de la licencia y volver con todas las ganas a trabajar. Hay docentes que nos dicen eso con mucha bronca que cuando todos están dando clases otros que consiguieron un certificado médico en lugar de dar clases estaban afuera. Esas son las cosas que hay que evitar, para que el que esté efectivamente enfermo pueda estar y recuperarse, pero hay que empezar a controlar esto, si a nosotros nos llega un certificado médico no se puede desconfiar de ese certificado, pero cuando vemos la realidad de mucha gente que dice que no puede trabajar y hace otras actividades, o casos que están con sumario de docentes que sacaron licencia en la escuela estatal y cumplen con la escuela privada donde trabajan. Me parece que es inmoral. Estas son las cosas que hay que terminar si queremos recuperar la confianza y que estén de licencia los que realmente deben estarlo. 

-¿Y eso se controla?

-Sí, se controla. Estamos haciendo sumarios a los docentes, lo que pasa es que son 70 mil en toda la provincia y no es fácil, pero cuando tomamos conocimiento procedemos. 

-Empezaron las clases, ¿Cómo están las escuelas, están en condiciones? 

-Tenemos un sistema que es el fondo de mantenimiento de edificios escolares que está organizado con todos los municipios de las provincias. Ellos se encargan de hacer las reparaciones de las escuelas con ese dinero. Son muy pocos los casos donde hemos detectado demoras. Y en Capital ahí estamos nosotros con infraestructura, donde hemos tenido un año muy particular. Aquí teníamos detectadas 70 escuelas para arreglar en el periodo enero y febrero y por cuestiones climáticas de todo el verano se sumaron a ser más de 110 escuelas, más del 50 por ciento de lo que teníamos previsto. Además, el clima nos impidió trabajar con la celeridad con la que normalmente se hace, de todos modos la inmensa mayoría está en condiciones, de todos modos todavía no están terminados los trabajos, estamos trabajando y estamos en vías de solucionarlo.

-El gobernador dijo que los deterioros muchas veces no son casuales.

-Y cuando uno ve que hay que sacar botellas, trapos de las cañerías eso no se produce desde afuera. Cuando vemos cómo están pintadas las aulas, los techos, los baños con aerosol o con tiza eso es de adentro. También hay una cuota parte probablemente de desperfectos constructivos, hay casos y casos y hay averías donde muchas veces es de adentro. Me tocó una vez ir a una escuela donde no había gas en el invierno y se había roto y llevados los chicotes de las estufas y en ente regulador de gas cortó el suministro porque era peligroso. Entonces hay tomas y problemas y pregunto donde está el problema, si gas había y lo cortaron, tenían estufa y se llevaron los chicotes y para eso tienen que estar no solo los docentes sino también los padres enseñándole a los chicos que ese esfuerzo del gas, del chicote, del caño, de todo el colegio lo pagamos entre todos, incluidos ellos. Así que como en todo siempre hay distintas realidades, a veces son los chicos y a veces es de afuera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *