martes , 17 de septiembre, 2019

Martin Gill, diputado del FpV: “El vicepresidente, como cualquier otro argentino, tiene que someterse al derecho de justicia”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Con duras y reiteradas críticas a la provincia, desde el frente para la Victoria aseguran que Córdoba tiene más problemas de los que se ven. Aseguran que la crisis policial no está resuelta y que se detrás de la campaña nacional se están olvidando de gobernar la provincia. Martin Gill es diputado nacional por Córdoba del Frente para la Victoria y dice que el partido de la presidenta dará batalla en las próximas elecciones a gobernador. También opina sobre la situación del vicepresidente Amado Boudou quien a su entender debe someterse como cualquier ciudadano a la justicia.

-¿Cómo ven los diputados del FPV la situación de Córdoba?

-La vemos con preocupación, consideramos que la provincia no ha avanzado en revertir lo que son las asimetrías. Nosotros planteamos muchos problemas durante la campaña. No se ha salido todavía de la crisis institucional profunda como la que se mantiene con las fuerzas de seguridad locales, no se han revertido las asimetrías que existen en Córdoba entre el norte y el sur, no hay programas sustantivos para disminuir la desocupación en nuestra provincia siendo ésta la más alta de la Argentina, existe una política de endeudamiento que va a complicar mucho a quien asuma la gobernación a partir del próximo año. Hay demasiada preocupación en orden a la proyección nacional y poca preocupación por lo que pasa en cada rincón de nuestra provincia. Nos falta instalar a Córdoba en la agenda en lugar de la necesidad de instalar las especulaciones políticas, no mirar para otro lado en vez de ver la realidad. Por otra parte, creo que hay dificultades en materia económica y en Córdoba el plan PROCREAUTO va a mejor la situación de las automotrices.

-¿La nación también tiene sus problemas, un ejemplo la negociación con los fondos buitres?

-El país está en un momento complejo por el fallo del Juez Griesa, sin embargo se abre una oportunidad de que si salimos bien el efecto va a ser positivo para la Argentina, porque nos va a permitir reestructurarla en su totalidad, recuperar sustancialmente la senda de un crecimiento sin deuda teniendo enormes proyecciones como las que se viven con las reservas de hidrocarburos en un país con enormes posibilidades hacia adelante.

-¿Lo vuelvo a Córdoba, en los problemas que usted mencionó la provincia culpa a la nación?

-Esto se ha transformado en un discurso recurrente que nadie cree. Córdoba ha tenido una política de endeudamiento, de uso irresponsable de las cuentas y esto ha generado enormes dificultades en las finanzas y ahora se pretende que esa fiesta que alguna vez se llevó adelante la pague la nación. No obstante los recursos en materia de coparticipación, en materia de fondos de la soja, los innumerables programas que se ejecutan en Córdoba como la asignación por hijo, el plan Procrear que permite que se construyan 10 mil viviendas, el plan Progresar, el Procreauto con efecto directo en la industria cordobesa, la incorporación de nuevos jubilados, más de 60 mil a partir de la moratoria, son beneficios para los cordobeses y son fondos que se transfieren directamente para nuestra provincia. En esto tenemos que tener la absoluta claridad de la vocación de trabajar juntos, de buscar más lo que nos encuentre que lo que nos separa, de poder viajar institucionalmente sin especulaciones de orden político, no queremos prendernos en disputas estériles porque en el medio están los cordobeses y son ellos los que nos piden trabajar incansablemente para mejorar las condiciones de vida, para que haya más industria, más educación, para que haya más trabajo y más obra pública. Y más que pelear hay que buscar caminos de unidad.

-¿Hay Kirchnerismo en Córdoba, la gente los ve muy divididos, como cada uno por su lado?

-Hay un notable espacio de militancia y de trabajo y de distintos sectores que adhieren al proyecto nacional, que sostienen el proyecto nacional en la provincia pero que también consideran que es necesario que desde ese espacio se plantee un proyecto auténticamente cordobés con muchos otros sectores que sean capaces de revertir la situación que yo relataba antes. En eso me parece que los intendentes, los legisladores, los hombres de la educación, los intelectuales de la provincia, los trabajadores, las entidades gremiales, pero fundamentalmente la juventud posee una vocación de transformación. Saben que el Frente para la Victoria asume la representación y las responsabilidades que les toca hasta ahora, y saben que no lo pueden hacer solo por lo que deben abrir el espacio para otros actores con los cuales interactuar y pensar la Córdoba que viene. Lo tenemos que hacer con responsabilidad y con vocación de gobierno, es lo que hace falta en Córdoba, vocación de poder para transformar la realidad. Lo pudimos demostrar en las elecciones legislativas donde el Frente para la Victoria terminó siendo la fuerza que más creció en la provincia e incorporó dos legisladores nacionales haciendo que la provincia sea la que mayor cantidad de legisladores tenga después de la provincia de Buenos Aires. Es mucha la responsabilidad que tenemos en nuestras manos y es mucho lo que hay para adelante.

-¿Quién será el candidato a gobernador por el FPV?, ¿Hay candidato propio?

-El Frente para la Victoria tiene muchos hombres y mujeres que son importantes en este espacio, no se ha dado el debate ni la discusión hacia el interior. Lo importante es construir el proyecto, después hay hombres muy valiosos. Vengo de una ciudad donde Eduardo Acastello ha llevado adelante el proceso de transformación sustantiva de la ciudad a partir de una gestión inclusiva, moderna, de justicia, que se puede materializar en lo que es la transformación que ha tenido Villa María. Eduardo Acastello ha manifestado ser una de las personas que puede tener inquietud de conformar ese espacio dentro del Frente para la Victoria para llevar adelante un debate y una discusión de la Córdoba que viene. Pero ese debate todavía está pendiente, lo importante es trabajar. Todavía falta tiempo pero trabajar para construir el proyecto para adelante.

-¿No puedo dejar de preguntarle cuanto afecta o que opinión tienen sobre el vicepresidente Amado Boudou?

-Nuestra opinión es la que hemos materializado públicamente. En un estado de derecho todos estamos sometidos a la ley y esa ley tiene que actuar para todos. El pidió adelantar su indagatoria, manifestó su plena disposición a la justicia y esta está actuando. Hay que dejar que el verdadero proceso se garantice absolutamente ya que es una garantía constitucional como el principio de inocencia, hasta que el medio de la causa demuestre lo contrario. Hay que dejar que el poder judicial actué de manera independiente, no sólo del gobierno sino también de muchos otros que ni siquiera abrieron una foja del expediente y se animan a dar sentencia, ya sea desde la oposición o de los medios, lo que hay que hacer es dejar que la justicia actué. El vicepresidente como cualquier otro argentino tiene que someterse al derecho de justicia con la garantía del debido proceso y la garantía de inocencia hasta que en el proceso judicial se demuestre lo contrario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *