jueves , 22 de agosto, 2019

Martín Gill, candidato del Frente para la Victoria: “Córdoba está viviendo la coyuntura con demasiada cosmética”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

El segundo candidato en la lista de diputados nacionales por Córdoba del Frente para la Victoria, Martín Gill dialogó en exclusiva con Informes y Noticias Córdoba. Consideró que su partido puede levantar la performance electoral de las Paso porque la gente votaría lo nuevo. En ese sentido, se mostró dispuesto a negociar un diálogo entre Cristina Fernández y José Manuel de la Sota aduciendo que si a Córdoba le va bien le irá bien al país y viceversa.

Por otro lado, cuestionó la política actual de la Provincia a la que tildó de “maquillada” por un proyecto personal y salió al cruce de las declaraciones de De la Sota que indicaban que la Nación no quiere a Córdoba y explicó que no es lo que se dice y que la Presidenta les pidió que trabajen por los cordobeses.

-¿Cómo está encarando el Frente para la Victoria el último tramo de la campaña?

-Con mucho trabajo, recorriendo cada lugar de la Provincia, tratando de que este modelo de alguna manera se pueda implantar, el de Villa María en toda la Provincia. Hay que tener los mismos objetivos. Córdoba es la provincia de mayor desocupación de la Argentina y me parece que eso no se condice con la enorme potencialidad que tiene Córdoba en este momento.

-¿Cree que no hace nada la Provincia en este tema?

-Yo creo que trabajamos todos, pero también creo que hay opciones, prioridades. Hay objetivos que hace falta plantear, alcanzar y la provincia de Córdoba no ha tenido los mismos objetivos que el Gobierno nacional en la construcción de un modelo.

-¿Cuáles eran los objetivos?

-Este modelo de apuntar fuertemente a la industria, a la educación, que son los pilares de crecimiento del desarrollo. Córdoba ha tenido otras prioridades y tenemos que apostar a trabajar juntos, apostar a un trabajo conjunto porque Córdoba tiene una enorme potencialidad para su desarrollo, y esta enorme potencialidad para su desarrollo se ve materializada en las condiciones que Dios nos ha dado como provincia. Tenemos una ubicación estratégica, tenemos industria turística que ofrece a la producción y al conocimiento. Hay mucho para hacer todavía en Córdoba y creemos que es necesario hablar de Córdoba.

-¿Han tenido un leve incremento en las encuestas?

-Nosotros más que en las encuestas tratamos de ser genuinos, de caminar cada rincón de la Provincia de hacerlo de una manera transparente y a partir de ahí la gente es la que toma las decisiones. Hay que trabajar juntos, municipios, Nación, universidades, sindicatos, todos trabajando juntos para el crecimiento. Y estamos seguros que estos años han sido de gran transformación.

-¿Cree que el Frente para la Victoria podría levantar más votos de los que obtuvo en las Paso?

-Estamos trabajando para eso, creemos que cuando comenzamos como lista teníamos una virtud y un defecto. La virtud es ser nuevos aportando una renovación a la política, en el caso de (Carolina) Scotto, en el mío. Y el defecto de ser desconocidos.

-¿Qué es mejor en ese caso?

-En términos generales ser nuevo, eso es una virtud porque apuesta claramente a la renovación de Córdoba. Durante el mes de campaña fueron de menor a mayor, fuimos creciendo y consolidándonos y creíamos que a medida que conocían nuestra propuesta, podíamos recorrer la Provincia y seguir haciéndolo. Todavía nos queda un mes por delante, están dadas todas las condiciones para que el Frente para la Victoria y su propuesta puedan seguir creciendo.

-¿Por qué cree que la gente no los acompañó?

-Nosotros estuvimos por encima de la media de las últimas elecciones legislativas, nos habíamos planteado una meta y estuvimos muy cerca de alcanzar esa meta, por lo tanto, estamos confiados de que ahora vamos a seguir creciendo y a superar y fundamentalmente a entender que las elecciones de octubre son un paso intermedio, en un paso mayor que apuesta a pensar un proyecto para Córdoba, un proyecto diferente y un proyecto superador de la Córdoba que hoy tenemos.

-Habló de proyecto, ¿Córdoba tiene proyecto?

-Creo que la Provincia no tiene un proyecto pensado a futuro, está viviendo la coyuntura con demasiada cosmética, con una carencia del abordaje de cuestiones profundas de Córdoba, cuestiones estructurales y está perdiendo una oportunidad muy valiosa. Por eso hablaba de lo que es una desocupación que tiene la Provincia y sus niveles. Me parece que hoy hay una oportunidad y debemos dejar de lado nuestros egoísmos personales y todo, y nos hacemos cargo de lo que nos toca, debemos trabajar para construir un diálogo diferente, constructivo, no para buscar que pensemos lo mismo pero sí para que estemos a la altura de la circunstancia de no poner nuestras ambiciones y proyectos personales por sobre las ambiciones y los proyectos de una provincia como la que queremos y la que integramos.

-Si usted llega al Congreso con lo que dice: ¿Pediría el diálogo entre De la Sota y Cristina?

-Por supuesto, yo sé de la disposición de la Presidenta, eso quedó en claro en los incendios, ella se comunicó con el Gobernador y se puso a su disposición, cuando vino se comunicó con él, hablaron los ministros. Después lamentablemente se buscaron slogans, marcas, marketing, Twitter y cualquier otra cosa que intente desvirtuar lo que es lo real, por eso me parece que hay que dejar de lado las ambiciones personales y dejar construir una opción que sea diferente. Vamos a estar a la altura de las circunstancias, es lo que los cordobeses nos están pidiendo. Un diálogo de verdad, un diálogo que sirva para solucionar los problemas de la gente y no un diálogo para simular una victimización.

-¿Cree que De la Sota la esquiva a la Presidenta? Vino varias veces y él no estuvo.

-De la Sota lo que hace es construir un marketing tratando de victimizarse, mostrando un ring que no existe, y todos los días monta uno diferente y todos los días monta un slogan para ir a ese enfrentamiento. Nosotros no queremos ir a eso, no es nuestra forma de construir, no es lo que hemos hecho en nuestra vida pública, universitaria. No lo hice nunca como funcionario de la Nación y estando en contacto con todos los sectores universitarios, afines o no. No es lo que nos pidió la Presidenta, y ella nos pidió que trabajáramos por los cordobeses y los argentinos, no hay una antinomia Córdoba – Argentina. Los cordobeses somos argentinos y si le va bien a Córdoba le va bien a la Nación, y si le va bien a la Nación le va bien a Córdoba.

-¿Son enemigos la Presidenta y los funcionarios de Córdoba? ¿No nos quieren como repite De la Sota?

-No, en lo absoluto. Bajo ningún punto de vista, la Presidenta es una mujer fuertemente comprometida con lo que le pasa al País, con la conducción y la defensa de los interese del País, la defensa ultranza de las acciones corporativas que son las que muchas veces cambian el eje de las discusiones, Cristina pelea por eso, no merece pelear por otras cosas. Contra la injusticia, la desigualdad, la falta de trabajo, es eso lo que nos motiva a pelear y vamos a pelear con toda nuestra fuerza.

-¿Por qué cree que Juan Schiaretti no quiere debatir?

-Hay que preguntarle a Schiaretti, me parece que en una elección hay que debatir ideas, debatir proyectos, de pensar lo que haríamos en cada caso. Es lo que hacemos en cada espacio al que vamos. Hay muchos que especulan en hablar o no hablar y queda a la vista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *