sábado , 14 de diciembre, 2019

Luis Paoloni, presidente de la Asociación de Magistrados de Córdoba: “Lo peligroso es que se politice demasiado la designación de magistrados”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

El mensaje presidencial de apertura de las sesiones ordinarias del Congreso de la Nación tenía un emisor y varios receptores. El emisor era la mismísima presidenta de la Nación  Cristina Fernández de Kirchner y los receptores en varios párrafos fueron los jueces nacionales y provinciales, sin distinción. Fueron tratados de corporativistas. Los acusó de elegirse a dedo y puso en dudas al Consejo de la Magistratura.

Desde las diferentes asociaciones de jueces, Córdoba incluida, no tardaron en responder y temen que con las nueva forma de elegir jueces, ley de por medio, haya Cortes y jueces adictos al Poder. Sobre este debate, opinó en una entrevista exclusiva para Informes y Noticias Córdoba (INC) el presidente de la Asociación de Magistrados de Córdoba, Luis Paoloni.

-¿Le sorprendió la embestida de la Presidenta contra la Justicia durante la apertura de las sesiones legislativas?

-Estábamos esperando el mensaje de la Presidenta al respecto, no sé si denominarlo embestida porque de alguna manera había expectativas que indicaban que podía ser una embestida fuerte y en realidad lo que aparece son precisiones respecto a esto, al Poder Judicial de la Nación en cuanto a lo que pretende y en otras no. 

-¿En qué no están de acuerdo?

-En la elección popular de los miembros del Consejo de la Magistratura, especialmente de los jueces. La Constitución establece que, en nuestro criterio el estamento está representado por representantes de los jueces, o sea elegidos por los jueces. Además, habrá que ver cuando lleguen los proyectos de ley, cómo se estructuran. Lo peligroso es que se politice demasiado y se desnaturalice lo que se pretendió en un pasado que era despolitizar la designación de magistrados, y tratar de avanzar en ese sentido en designaciones que tengan que ver con idoneidades técnicas más que con afinidades partidarias. 

-¿Cree que hay una regresión con este proyecto que se va a enviar?

-Podría haberla, eso es lo que nos preocupa. Pero sabemos que va a haber un debate importante cuando esto se produzca. 

-¿Qué cree que pretenden desde la Nación con esto?

 –No sé cuáles serán las pretensiones, lo que sí aparece como peligroso es que se pretendiera tener poder sobre el Poder Judicial hegemónicamente, que no respete los derechos de las minorías, que solamente respondiera al poder político y no tuviera en cuenta los derechos de aquellos que tienen que estar más salvaguardados de aquellos que son más débiles. 

-¿Hay algún indicio de que esto pueda llegar a pasar? 

-Espero que no. O sea vamos a ver como termina la legislación de esto y en el funcionamiento de las instituciones se verá.

-¿En el discurso habló de corporativismo de los jueces, son corporativistas?

-Bueno, las experiencias en cada sector pueden ser distintas. Quisiéramos sí, saber a qué se refiere con “corporativistas”, para saber de qué estamos hablando. Yo creo que en la Provincia no somos corporativos, más allá de que está en la naturaleza de las profesiones la defensa de los intereses que tienen que ver con el ejercicio mismo de la profesión. Pero eso no hace un espíritu corporativista. Nosotros en lo particular cada vez que hemos tenido, y no de ahora de siempre, un juez que no ha tenido buen comportamiento no lo hemos defendido a ultranza por el solo hecho de ser magistrados. Al contrario, marcamos el “deber ser” y defendemos con ahínco todo lo que entendemos sea un intento de vulnerar derechos de los magistrados que es otra cosa. Si a eso se lo interpreta como corporativismo, es lo que no sé. Se los vulnera cuando se los persigue por el contenido de sus resoluciones y no por mal comportamiento. Cuando se está en desacuerdo con lo resuelto, entonces sin acudir a las instancias superiores por las vías recursivas se pretende modificar a través de presiones debidas. Entonces esa defensa la hacemos de los magistrados, para que no los persigan por el contenido de sus resoluciones. 

-¿El mensaje presidencial era claramente apuntado a los jueces nacionales, salpica a los provinciales esto?

-Todo salpica. Cuando algún juez federal se porta mal la gente no diferencia si es de la Nación o de la Provincia, y cuando se porta bien tampoco, esto es así no hay una diferenciación en la gente. Por eso es bueno aclarar que cada provincia tiene sus propias instituciones y cada provincia tiene sus maneras de seleccionar a los magistrados que designa y también de removerlos y habrá que ver en cada caso cómo opera esto. 

-¿Buscarán tener jueces adictos al poder o condescendiente con este?

-Yo no sé si no será el sueño de todo político tener jueces que respondan a lo que ideológicamente están pretendiendo. No lo sé, es una pregunta muy subjetiva. 

-La gente pregunta: ¿Deben pagar impuesto a las ganancias los jueces? 

-No estoy de acuerdo en que el trabajo pague ganancias. Los jueces deben pagar todos los impuestos. El impuesto a las ganancias tiene el inconveniente de que fue creado después de que sancionarán las constituciones. Y en las constituciones, tanto nacional como provincial, está garantizada la intangibilidad de las remuneraciones como una garantía de independencia a la par de la inamovilidad. Salvo por mal desempeño o delito. Ése es el inconveniente por el cual se plantearon las cuestiones sobre si era constitucional o no. Los conjueces, no jueces, abogados con matricula que intervinieron para resolver, fueron decidiendo históricamente que no era aplicable el impuesto a las ganancias. Incluso la propia Corte cuando otorga las remuneraciones ya tiene en cuenta que los jueces no pagan impuesto a las ganancias. Sé que los economistas y los contadores les gusta mucho porque es de fácil recaudación, es como el impuesto al cheque. Es un impuesto regresivo porque sanciona al que progresa, a cualquier trabajador. La Corte tiene una acordada que declaró inconstitucional la ley que está redactada. O sea que será la propia Corte la que buscará la manera de que se tribute impuesto a las ganancias y no se afecte la intangibilidad. Será por un tiempo, porque los jueces que tenemos la cláusula de que no pagamos impuestos nos iremos a jubilar. Esto es lo que hizo Estados Unidos, por un tiempo hubo una situación intermedia. Será esa la solución, sino nos tratan mal a nosotros porque no pagamos impuesto a las ganancias y en realidad es una garantía de ciudadano para eso está establecido que no se pueda bajar la remuneración del juez. Si uno lo permite, está permitiendo el avasallamiento de una garantía. Entonces, ¿Qué garantías le damos a los ciudadanos que buscan protección? En realidad uno quiere que no nos traten mal por este tema. Y pagamos los demás impuestos, sólo este impuesto no pagamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *