martes , 18 de diciembre, 2018

Javier Bee Sellares, titular del bloque de la UCR del Concejo Deliberante: “Hay actores políticos que no están permitiendo que esto avance”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

La Unión Cívica Radical (UCR), partido gobernante en la ciudad, está atravesando un camino duro en el cambio del sistema de transporte de Córdoba. Los funcionarios y concejales del intendente lo defienden bajo todas las circunstancias y la oposición critica en todo sentido y ámbito. A esto se suman los reclamos de los vecinos porque en algunos casos el transporte no es puerta a puerta, las paradas quedaron más lejos, no saben cuál es la nueva línea que deben tomar o las frecuencias son irregulares.

Además, los choferes nucleados en UTA no aceptan los cambios y realizaron asambleas que dejaron dos días a los vecinos sin los corredores 20 y 70 (ex azules y celestes) de la empresa Ciudad de Córdoba, aunque no se haya perdido ninguna fuente laboral.

Desde el oficialismo son cautos y prefieren esperar para hablar de triunfos o fracasos hasta julio, pero en estos días aseguran que hay alguien o algunos que no quieren que esto triunfe. No dan nombre pero aseguran su existencia. También reconocen que el sistema no empezó cumpliendo todas las expectativas.

-Ustedes fueron los que aprobaron este sistema de transporte ¿Qué balance hacen, qué le dicen a la gente?

-El primer concepto es que indudablemente el sistema de transporte no ha empezado llenando todas las expectativas que el vecino de Córdoba tenía. Se fueron corrigiendo muchos temas que no empezaron siendo en un cien por ciento de efectividad como hubiera sido lo ideal. Uno plantea, que cuando la crítica es que el sistema tendría que haber sido una perfección desde un principio, nosotros siempre hemos dicho y lo decimos desde el primer día, que esto no es un sistema rígido, sino que se iba a ir amoldando a las necesidades de los vecinos. Estamos convencidos de que es un sistema de transporte que al tener una mayor cobertura geográfica, se van a ir detectando alguna serie de inconvenientes en lugares puntuales de Córdoba. Hay que recordar que Córdoba tiene más de 400 barrios, pero también creo que la gente tiene que tener en cuenta que el sistema de recorridos que tenía la ciudad cumple casi 30 años, con lo cual se hacía inevitable tener que modificar algunos recorridos. Particularmente creo que no ha sido el debut ideal del nuevo sistema, y creo que ha sido también responsabilidad de las empresas a lo que se refiere fundamentalmente a todo el sistema de paradas, y algunos casos, no quiero generalizar en todas, a lo que se refiere a la información que debían darle a los choferes. También hay casos sobre todo lo que tiene que ver con la conectividad y los barrios. A esto se le agregó un problema de frecuencia que no podemos desconocer y queremos saber en qué están fallando las empresas con el tema de los horarios estipulados.

-¿Se podrían haber evitado todos estos problemas? 

-A mí me parece que cuando uno empieza de foja cero como es este sistema que lanzamos, hay períodos de adaptación. Si uno considera que el tema de las paradas es responsabilidad de las empresas se podría haber previsto con tiempo, creo que sí es un problema que se podría haber solucionado. Los problemas de conectividad entre barrios indudablemente que los estamos conociendo sobre la marcha. Cuando uno habla de un sistema nuevo de transporte, decimos que no es rígido, sino que se adapta a la necesidad del vecino, y por eso sabemos que muchos recorridos se han ido cambiando. Hagamos memoria, se dio a conocer por primera vez los recorridos casi 45 días antes que empiece a funcionar. En algunos casos hay que hacer modificaciones, lamentablemente, y decimos lamentablemente porque uno tiene que pedirle disculpas a los vecinos que no se ha podido receptar en su debido tiempo su reclamo de conectividad. Lo positivo es que se receptan reclamos y ya son los puntuales entre barrios. Más que nada lo que tiene que ver con escuelas o centros sanitarios, se puede ir solucionando, y si a eso le agregamos que las empresas aseguren la cantidad de ómnibus que deben tener en la calle, con lo cual la frecuencia quede asegurada el sistema va a comenzar a funcionar correctamente sin dificultades, y que de alguna manera el vecino va a empezar a recepcionar lo bueno que es este nuevo sistema.

-¿Nota oportunismo en la oposición a la hora de salir a criticar? 

-Sí, lamentablemente no es poco, es mucho oportunismo de la oposición a la hora de la crítica. No habían transcurrido 48 horas a la implementación del nuevo sistema de transporte y arreciaban las críticas. Lamentablemente se juega con un tema muy sensible como es el transporte. Me parece que tendría que haber madurez cívica en ayudar a corregir los errores, a la ciudad la hacemos entre todos. Esto no es un sistema de transporte del radicalismo, este sistema que estamos modificando tiene 30 años que compartieron el radicalismo, el juecismo y el peronismo en sucesivas intendencias. Con lo cual éste que estamos teniendo ahora y que uno está convencido que mejorándolo puede ser un buen servicio para los vecinos, puede ser un sistema de transporte que también tengan a futuro responsabilidad otras fuerzas políticas en la conducción de la ciudad. Por eso me parece que tiene que haber una responsabilidad de todos a la hora de acompañar este proceso, y no lo he visto en los miembros de la oposición acompañar este cambio.

-¿Hay alguien que quiere que esto fracase? 

-Lamentablemente creo que sí. Es difícil decir con nombre y apellido, pero indudablemente hay actores que están poniendo palos en las ruedas para que esto no avance con la celeridad, para que el sistema no tenga la respuesta inmediata que se está buscando. Te aseguro que no son los vecinos, al contrario, agradezco a ellos que durante tres días usaron el sistema gratuito para informarse y al vecino que de alguna manera se está manifestando pacíficamente y nos cuentan cuales son las necesidades que tiene. Pero creo que hay actores políticos, actores sociales que no están permitiendo que esto avance, lo cual se convierte en algo muy triste y reprobable.

-¿De dónde viene? 

-Creo que sería irresponsable de mi parte dar nombres concretos. Si los tuviera concretos, de acciones que se estén llevando adelante para impedir a esto lo tendría que accionar con la Justicia, porque estamos hablando de un sistema público, vital, esencial y muy sensible a la gente. Lo que sí creo es que hay actores políticos y sociales que no están colaborando y poniendo palos en las ruedas para impedir que esto en el menor tiempo posible sea mejorado.

-De la Sota criticó a los que subían el boleto porque encarecía el Boleto Educativo Gratuito. 

-La respuesta para el gobernador por el Boleto Gratuito es que fue positivo y que fue bien receptado por la comunidad educativa, pero que indudablemente es una acción de gobierno y hay una responsabilidad de la Provincia de sustentarla. Si los boletos de una ciudad se incrementan es porque hay un incremento de costos, y esto se ve reflejado en la inflación, hace que así sea. En la provincia de Santa Fe hay subsidios provinciales para evitar estas cosas. Más allá de todos los reclamos por la basura, temas de salud, no hemos avanzado nunca en este subsidio de tipo provincial a los boletos porque sabemos de la difícil situación económica de la Provincia. La respuesta al gobernador es que debe ser subsidiado y es lo que él se comprometió a llevarlo adelante.

-¿Es un plebiscito a la gestión de Mestre este cambio en los colectivos? 

-El tema del transporte es un tema trascendente en la gestión de Mestre, donde nosotros hemos demostrado el camino más largo que es el de las transformaciones. En muchas situaciones o en muchas acciones públicas uno puede elegir el camino más corto o el largo. El corto es el de no innovar y es lo que sucede en la Nación, la Provincia y en algunos municipios. El camino largo es el que viene acompañando a las transformaciones de fondo, donde uno está convencido de que una política pública vaya a ser exitosa y que sabe perfectamente que va a tener que sufrir en este sentido de la palabra. Va a tener que tolerar enojos, va a tener que saber que el camino va a tener espinas. Elegimos el segundo, el de las transformaciones definitivas, como ya se hizo en el 83’ y 85’, porque sabemos que esos caminos son los que perduran en el tiempo. Todas esas transformaciones son definitivas, donde uno sabe que los resultados electorales no son en el corto plazo, pero la responsabilidad que uno tienen es la de transformar -y el radicalismo históricamente, no cuando fuimos intendencia, sino gobierno en la Provincia- elegimos este camino. No vamos a ser la excepción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *