domingo , 15 de diciembre, 2019

Horacio Parga, presidente del Grupo Edisur: “Hay que volver a soñar que con el esfuerzo vamos a crecer”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Tal vez uno de los desarrollistas más grandes de Córdoba, el Grupo Edisur en plena crisis se arriesga y presenta nuevos productos, en su mayoría enfocados a la clase media sin vivienda. Horacio Parga (su presidente) asegura que a corto plazo la mayoría de los nuevos emprendimientos estarán focalizados a ese grupo ya que por parte del Estado y de los bancos “sin reglas de juego claras y con medidas desalentadoras” será imposible tener un crédito hipotecario que convenga a todos los sectores. Asimismo, marca un paralelo entre lo que hace el Estado y los desarrollistas, y lo que debería hacer el Estado y lo que deberían hacer los desarrollistas. No es partidario de que el Gobierno “regale” viviendas, pero sí de que éste genere políticas para que la vivienda deje de ser una utopía cada vez más visible en la Argentina.

-¿En plena crisis ustedes lanzan nuevos proyectos? 

-Así es, nuevos proyectos muy diversificados como siempre, esperemos inclusive en el transcurso de este año estar anunciando algunos más. Reconociendo que es una situación no la mejor, y eso es objetivo. Pero es el momento donde hay que agudizar la creatividad y vender más intelecto que materiales. Creo que la necesidad y el mercado están, entonces hay que hacer mayores esfuerzos para ver como se puede hacer llegar una oferta accesible a los distintos sectores.

-Cuando todos se retraen, cuando hay una sensación de estancamiento en la economía ustedes se animan y van para adelante,  ¿Se están aprovechando de la crisis?

-Somos plenamente conscientes de la crisis, no diría que es un aprovechamiento de la crisis, sino que diría que significa una oportunidad a la que hay que hacerle frente por supuesto con la atención que genera y tenemos claro que los procesos se reiteran, entonces, la crisis viene pero también va a pasar, la recuperación vendrá, y la crisis de confianza vendrá. Y debemos trabajar para estar en condiciones de hacer una oferta verdaderamente importante para la ciudad de Córdoba.

-Lo ve como empresario, pero ¿Cómo se convence al comprador, al trabajador que no se anima por lo que lee, escucha o mira?

-Tratando de darle y cubriendo el abanico de necesidades. En realidad, el comprador dice que no se arriesga hasta que vea un producto que le conviene arriesgar. Muchas veces el precio, la financiación. Muchas veces las particularidades o la calidad del producto. En eso estamos, adaptándonos de la mejor manera posible a las distintas potencialidades de los compradores para que aún en crisis y reconociéndola podamos satisfacer esas necesidades y nosotros seguir con esta cadena de producción y de venta y de prestación del servicio que para nosotros es tan importante, y que nos da tanta alegría.

-En Edisur hay productos para todas las clases, alta muy pudiente y una clase media ahorrativa, ¿Cúal es el cliente más complicado? 

-Qué buena pregunta, es difícil. Creo que la complicación no depende del sector social, sino de las personas. Pero nosotros enfocamos y tenemos vocación de hacer un verdadero aporte a esta demanda insatisfecha de la primera vivienda. De modo que nos enfocamos y de acá a un año el grueso de nuestra actividad va a estar enfocado a ese sector que hoy no está pudiendo acceder y darle los instrumentos para que pueda lograrlo.

-¿En otros países el Estado es el que da la primera mano, no con regalos, sino con créditos que acá parecen inexistentes?

-La verdad es que sí. Sería lo ideal. En Chile, a diferencia de lo que pasa acá que se licitan las viviendas sociales, allá lo que se hace es que a la persona que demuestra esa necesidad se le da un cheque, o un vale para comprar un inmueble. Con eso y más lo que se obliga a pagar, allá hay crédito, y esa persona hace valer su fuerza y genera que todos los desarrollistas compitan entre ellos para dar el menor precio posible y el mejor producto posible. Me parece que ese es el camino, uno más transparente, eficiente y rápido. Detrás de esto, lógicamente, está un tema que en cualquier país del mundo sería el saber cómo construir sin crédito hipotecario. Esta es nuestra realidad y la debemos aceptar.

-¿Estamos lejos? 

-Del crédito hipotecario en la Argentina estamos muy lejos, creo que tenemos problemas macroeconómicos que hay que resolver previamente. Con esta inflación es imposible. Pero insisto que se podrían haber creado paliativos como eliminar la prohibición de indexar, porque eso sería un empujón importante y la gente podría endeudarse al largo plazo con financiamiento de los desarrollistas, o que hubiera algún crédito bancario con indexación a largo plazo. Creo que el Gobierno por circunstancias políticas no lo hace y está privando al pueblo para el desarrollo.

-¿Tierras hay pero hace falta plata?

-Es así, exactamente.

-¿Los Procrear y los de la Línea Mi Casa de Bancor, dieron algún buen resultado? 

-Creo que fueron un paliativo, pero no nos olvidemos que son para aquellos lotes que tienen escritura, que no son muchos y están dispersos, pero este paliativo está lejos de ser la solución final.

-¿Dice que son los mínimos? 

-Sí. Totalmente.

-¿La gente se está acostumbrando a que todo se lo den, y ese acostumbramiento está respondiendo a clases más pudientes últimamente?

-No, creo que no. Creo que la clase media es consciente, creo que nos falta plantear una épica distinta a la que tenemos. Una épica que la Argentina tuvo, donde sepamos que los hijos de uno pueden estar en una mejor situación que nosotros, y que los nietos pueden tener. En muchos casos gente que no era profesional lo logró con sus hijos, la escuela pública, la calidad de la escuela pública. Pero hay que volver a soñar que con el esfuerzo vamos a crecer.

-¿Le preocupan estos dos años que le quedan al gobierno, tanto los gobiernos locales como el nacional? 

-La verdad es que es difícil de predecir la evolución macroeconómica de esto. Todos queremos que cada uno termine de la mejor manera posible, es una etapa importante en la democracia que así sea. Imaginemos que va a ser la primera posibilidad de un cambio de partido sin que sea en forma abrupta. Desde ese punto de vista institucional es importante, espero que sea con los menores sacrificios económicos de acá al resto, y la confianza es relevante. Medidas que se han tomado, si fueran acompañadas de un plan concreto donde se visualice el mediano y largo plazo el sacrificio sería menor y las tasas de interés serían menores y eso está faltando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *