martes , 19 de noviembre, 2019

Gustavo Córdoba, encuestador y analista político: “Si el PRO festeja en Marcos Juárez, para gran parte del radicalismo nacional la alianza con Macri es lo más importante”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Los candidatos están en campaña y los números empiezan a sobrevolar las redacciones de los medios. Desde CCP consultores estiman que a nivel nacional la contienda serán entre Florencio Randazzo y Daniel Scioli por el lado del kirchnerismo, y entre Sergio Massa y Mauricio Macri por la oposición y que entre esos grupos saldrá la segunda vuelta. Además están atentos a lo que pase en Córdoba, en Marcos Juárez para ver la potencia de la alianza UCR-PRO. En la Provincia aseguran que los candidatos que no son de Unión por Córdoba no levantan en números y que si hoy fueran las elecciones Schiaretti resultaría electo como el próximo gobernador de Córdoba.

-¿Se adelantaron las campañas electorales? 

-Sí, es razonable habida cuenta de que se abre un período de ocho años, es decir, se discute el poder entero. No hay una posibilidad de reelección en la mayoría de los gobiernos provinciales y lo que es el gobierno nacional, por lo tanto es entendible que por ahí se anticipen los trabajos de posicionamiento y de disputa de los distintos candidatos.

-¿Para las elecciones nacionales hay 22 que quieren ser presidentes?

-No, es como, más allá del número, evidentemente el número real de los candidatos que pretendan llegar a cubrir el cargo más importante del país son realmente muy pocos. Y fundamentalmente sin dejar de considerar al Gobernador de Córdoba la mayoría de los aspirantes son de la provincia y ciudad de Buenos Aires. Creo que ahí estará el foco de interés de los argentinos.

-¿Hay como pelotones, primero unos, después otros y siempre los rezagados? 

-Lo que se ve es que las PASO de agosto del año que viene van a ser muy interesantes. El primer dato es que no se sabe si los que hoy van a participar van a seguir estando, puede haber modificaciones. Pero analizando el espacio político más importante que es el Frente para la Victoria y algo que se ve es un crecimiento importante del candidato Florencio Randazzo, en detrimento de la candidatura de Daniel Scioli, es más Scioli hoy en términos de la Provincia de Buenos Aires no está primero, está tercero por detrás de Massa y de Macri. Eso es un dato muy importante, y Randazzo que antes medía un tercio de lo que medía Scioli hoy llega al 70 por ciento de lo que mide Scioli.

-¿El Frente para la Victoria ó UNEN serán los únicos que saquen un candidato para las PASO?

-No. Primero hay que ver UNEN, acá en Córdoba hay una elección en Marcos Juárez de suma importancia para el futuro de esa coalición. Y el Frente Renovador está marcado en una estrategia que es muy importante, Massa al principio de su campaña de posicionamiento presidencial solamente hablaba con candidatos jóvenes, los de la nueva política convencido de que la territorialidad del país es importante. De la Sota y Rodríguez Saa, por ejemplo, que no son de la nueva política, hoy son los aliados que tiene Massa. Hubo un cambio de estrategia y hay una mirada muy inteligente de lo que son los territorios provinciales y parece que esa PASO del Frente Renovador puede ser importante para posibilitarle a Massa el acceso a una segunda vuelta electoral. En el caso de UNEN o FAUNEN la performance de hoy es pobre, de la medición de impacto del día que hicieron del lanzamiento al día de hoy, Binner en todo el país no supera el 8 por ciento, Cobos el 7 por ciento y después no tienen otro candidato que los posibiliten como espacio político, una meta que sí han cumplido Massa, Macri y los del Frente para la Victoria.

-¿Entre quienes cree que se dará la contienda final?

-Hay que analizar el crecimiento de Scioli y Randazzo del oficialismo, que cualquiera de los dos llega tranquilo a una segunda vuelta con Sergio Massa.

-¿Qué pasa con Macri?

-Macri depende de la elección de Marcos Juárez. Si el PRO festeja en Marcos Juárez, en una elección municipal para gran parte del radicalismo nacional la alianza con Macri es la más importante. A Macri le falta lo que el radicalismo tiene, que es el poder de control, despliegue territorial en todo el país. Hoy Macri en todo el país mide casi 20 puntos, para muchos candidatos radicales a la intendencia, no sólo en Córdoba sino en el país, es muy importante tener un candidato presidencial que los traccione para arriba.

-¿Habrá intendente en Córdoba que migren al PRO, tanto radicales como de Unión por Córdoba?

-No, es muy difícil. Unión por Córdoba, lo que se ve es que lejos de lo que muchos creen por el desgaste de muchos años de gobierno hoy si fueran las elecciones a gobernador retendrían el poder cuatro años más. Hay candidatos del oficialismo en una elección abierta aún hoy siguen ganando las elecciones mejorando las del año pasado, y veo también en la oposición una enorme dificultad de armar alianzas. No porque los dirigentes no quieran, sino porque sus votantes son bastante poco propensas a darle el OK a armar coaliciones. Por ejemplo, el núcleo duro de votantes de Juez no está viendo con buenos ojos una alianza con el radicalismo, y al revés lo mismo.

-¿Cualquiera que fuera el candidato de Unión por Córdoba hoy ganaría la provincia? 

-No, no cualquiera. Evidentemente la posibilidad de un De la Sota, que se baje de la carrera presidencial, o Juan Schiaretti que es el segundo dirigente en importancia en la provincia que ya fue gobernador cualquiera puede repetir. Despúes esta Martín Llaryora y Daniel Passerini que tienen buenos posicionamientos pero no alcanzan el nivel de Schiaretti para ganar una elección abierta.

-¿Qué pasa con el resto? 

-Básicamente los que no trabajan en estos momentos los vemos que bajan en las encuestas. Un dirigente que está bien posicionado es Eduardo Accastello, anclado en lo que es la marca de gestión de lo que es la Municipalidad de Villa María, en el contexto de la provincia de Córdoba, los cordobeses creen que la municipalidad mejor gestionada es la de Villa María. Sobre la base de eso Accastello está teniendo una buena performarce. Después, como pasa habitualmente, Juez mide bien pero con amplio rechazo, los radicales están sufriendo el desgaste de la mala gestión de Ramón Mestre en la ciudad, lo que se ve es que está todo el arco opositor en porcentajes que van del 10 al 20 por ciento. El PRO en un 15 por ciento, el juecismo en un 15 a un 20 por ciento, el radicalismo también de un 15 a 20 por ciento, el Frente para la Victoria en un 17 a 22 por ciento, pero Unión por Córdoba supera ampliamente esos números.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *