sábado , 19 de octubre, 2019

Gustavo Córdoba, analista político: “Los candidatos subestiman estas Paso”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

La pregunta que cientos de argentinos se hacen es: ¿Por qué está tan fría la campaña de las próximas elecciones del 11 de agosto? Las respuestas están en los candidatos, en sus aspiraciones y sus propuestas. Para el analista político Gustavo Córdoba para los políticos las Paso (primarias, abiertas, obligatorias y simultáneas) sólo sirven para depurar a los que no consigan el mínimo y cree que se pondrán todos los recursos de campaña para las generales de octubre. En torno a las encuestas de último momento que dan por ganador a Juan Schiaretti (Unión por Córdoba), en segundo lugar a Oscar Aguad (Unión Cívica Radical) y en tercer lugar a la candidata del Frente para la Victoria Carolina Scotto, Córdoba admite que un triunfo de Aguad coloca en muy buena posición al intendente Ramón Mestre, un triunfo de Schiaretti coloca en buena posición para la gobernación al ex gobernador, y potencia a José Manuel de la Sota como presidenciable en 2015.

-¿Hay tendencias que vayan marcando algún tipo de conducta en el electorado?

-Sí, a pesar de que la campaña está fría como el invierno que estamos teniendo, creo que va a ser muy intensa y no va a haber cordobés que no se entere qué se va a votar el 11 de agosto. El problema, creo, no es por falta de oposiciones, sino porque hay una mayoría de publicidades que se enfocan más en la agenda de los políticos que en la agenda de la gente. Esto va a hacer que la gente no vea estas propuestas como propuestas cercanas como para votarlas. En ese sentido, rescato la creatividad de los partidos de izquierda que plantean el problema de los docentes y el impuesto a las ganancias. Esa publicidad marca a las claras un nivel de creatividad que el resto de las fuerzas políticas no tienen, porque la mayoría, y esto me parece que es un tema central ha subestimado el rol de las Paso. Las Paso no sólo sirven para organizar la grilla de los candidatos, o para eliminar de la competencia a los que no lleguen a un determinado porcentaje, sirven para potenciar electorados. En esto todo el mundo ha pensado que se van a ahorrar unos mangos, en vez de invertirlos en las Paso de agosto, para octubre y eso me parece que es un error que algunos pueden pagar muy caro.

-¿Por qué cree que está tan fría la campaña?

-Básicamente porque los mensajes no son los que la gente está dispuesta a escuchar, son muy pocos los que hablan de los problemas de la gente. Son casi todos autorreferenciales, hiperpersonalistas. Por un lado está bien, porque suponer que la gente conoce a todos los políticos es un concepto erróneo, por eso estos deben hablar más de sí mismos que de los problemas de la gente, pero hablar sólo de uno y no de los problemas de la gente, o subestimar y no hablar de ningún tema es muy peligroso. En las campañas siempre hay mensajes permanentes y mensajes temporales, pero estamos viendo campañas que no tienen ningún tipo de mensajes, ese es el tema que algunos estrategas deberán replantearse.

-¿No cree que hay un mensaje siempre en contra del otro y se deja de lado lo que es a favor de uno o de la gente? 

-Las campañas electorales argentinas, que estamos cada vez más en la ruta de las tradiciones norteamericanas, estamos incorporando fuertemente esta cuestión de la campaña negativa como algo permanente. Las campañas de comparación y de contraste como algo negativo han llegado para quedarse, están y son una realidad y todos han echado mano a esto, con mejor o peor recurso publicitario, pero lo importantes es saber lo siguiente: en el país los candidatos que se creen que están más cerca del poder generalmente hacen comunicaciones más positivas ¿Qué quiere decir esto? Que quienes hacen publicidades más negativas sienten que están bastante lejos de ganar una elección.

-¿La campaña cambiará de tenor después del 11 de agosto en vías a las generales de octubre?

-Las tendencias electorales rara vez se modifican, se pueden profundizar, se pueden atenuar pero es difícil que haya cambio de tendencia. Pero obvio que si uno le pregunta a los dueños de los medios de comunicación si se puede cambiar una tendencia van a decir que sí porque ellos confían en su rol de intermediarios. Lo cierto es que estamos viendo a (Juan) Schiaretti en una posición en primer lugar, estando cerca del 30 por ciento; en segundo lugar lo vemos a Oscar Aguad y toda la sumatoria de la UCR en torno al 22 ó 23 por ciento. En el caso de Schiaretti hay que aclarar que (Martín) Llaryora mide alrededor de 3 puntos en toda la Provincia más el 24 de Schiaretti, por eso es que decimos que anda alrededor de los 27 ó 30 puntos, luego el tercer lugar es de Carolina Scotto haciendo una buena elección, con una potenciabilidad de crecimiento completa, y el resto por debajo del 9 por ciento. Estos tienen dificultades porque hay candidatos que tienen buenas performances regionales como Olga Riutort en Capital pero muy mala en el interior, y todos sufren el mismo déficit.

-¿Esta tendencia se mantiene hasta octubre?

-Es muy difícil que cambie, puede haber variaciones mínimas. No nos olvidemos además que hace cuatro años en una elección similar sin que estuvieran las Paso de por medio, Aguad resultó el ganador de la elección con el 31,7 de los votos. Es decir, que en general será muy difícil que algún partido supere el 30 por ciento. Si lo superan lo harán por la mínima, y agravado por una dispersión de candidatos que tuvimos hace cuatro años. Por eso será de números bajos y en definitiva no habrá demasiados cambios.

-¿A la UCR, Aguad, Hernández o Rossi lo beneficia que el justicialismo tenga en cancha más de cinco listas dispersas?

-Ese es uno de los temas que no se entienden bien. El radicalismos se beneficia de alguna manera potenciando tres listas, no es que si divide en tres, se potencian. Es muy difícil que los votos que la UCR obtenga en las primarias los pierda en octubre. Lo mismo el peronismo si no lo hubiera sumado a Llaryora estaría perdiendo tres puntos que pueden resultar vitales para ganar esta elección. Me parece que hay que ver esto con una elección y no confundirlo con una interna. Se confunde lo que es interna con primarias, en las primeras hay poca motivación para trabajar, en cambio en las primarias no pierden el voto si los que pierden el voto de los que participan, se potencian electorados. Aún hoy ningún partido, incluso los que motivaron la reforma política, está usando de manera eficaz este fenomenal instrumento que son las Paso. El kirchnerismo, ni a nivel nacional ni provincial, se animó a presentar más de una lista, posiblemente hubieran sumado mayor electorado. Tenemos un instrumental electoral que ni siquiera los partidos políticos entienden, la gente lo entendió más rápido y por eso va a ir a votar en forma contundente y fuera de las estructuras partidarias.

-¿Algún partido puede dar la sorpresa o el batacazo?

-No, muy difícil. No hay ni sorpresas ni nada, en política puede haber interpretaciones adecuadas a las demandas sociales y lo que se está viendo es que los oficialismos en general tienen una presencia mayor sobre los opositores. No veo ningún opositor en condiciones de dar un golpe electoral, ni en Córdoba ni en el resto del país. Solamente (Sergio) Massa que es un híbrido que en provincia de Buenos Aires tiene mitad de votantes de Cristina de hace dos años, por eso en este caso es el único caso, donde por un lado critica las políticas de gobierno como inseguridad e inflación, pero por otro festeja las políticas sociales como la asignación universal por hijo.

-¿Con qué resultado un partido gana pensando a futuro, y con cuál pierde?

-En una elección como ésta tan abierta y con tantos candidatos y tantos participantes ganar por un voto es una victoria importantísima. Se gana por uno, o por diez puntos de diferencia la victoria se va a disfrutar de una manera distinta. Al ser el 2013 la previa de un 2015 donde se renueva la totalidad de la clase dirigencial del país, una victoria a todos los que están en carrera les va a venir muy bien, al contrario de los que están en carrera y sufren una derrota evidentemente los va a dejar a costado del camino en las pretensiones para 2015.

-¿Entonces en Córdoba los dos principales actores políticos como Mestre o De la Sota, si triunfan tienen más posibilidades a futuro, como un plebiscito de gestión?

-Sin duda, en el caso de Mestre una victoria de Aguad lo pone en una situación especial de cara a la gobernación. Un triunfo de Schiaretti lo pone no sólo a Schiaretti sino a De la Sota en carrera o por lo menos una posibilidad en la continuidad de la carrera presidencial, que es la discusión muy actual.

-¿Existe De la Sota a nivel nacional como candidato fuerte en 2015?

-Sin dudas. La irrupción de Massa ha provocado un cimbronazo en toda la política Argentina, no obstante la candidatura de De la Sota a nivel nacional mantiene un porcentaje de expectativa en torno al 9 por ciento, si recordamos que no tanto tiempo atrás media tres puntos podemos hablar de un crecimiento que triplicó su caudal electoral. Pero insisto, el escenario de la provincia de Buenos Aires es el escenario de la política nacional, Massa está obligado a ganar la elección, todo el mundo cree que Massa gana la elección y las encuestas marcan eso, 10 puntos a favor de Massa, y la pregunta del millón es con una política tan cambiante es qué pasa si Massa pierde en Buenos Aires. Ahí es donde también muchos dirigentes de la oposición vuelven a tener un rol y una presencia que se mantiene oculta detrás de las aspiraciones del intendente de Tigre, o sea Massa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *