martes , 12 de noviembre, 2019

Carolina Scotto, rectora de la UNC: “La palabra de la presidenta es muy importante”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Carolina Scotto seguramente pasará dentro de unos días a engrosar las páginas de los libros de historia cordobesa, tal vez por lo hecho dentro de la Universidad Nacional de Córdoba o por haber sido la primera rectora mujer en los 400 años de historia de la casa de altos estudios.

Su llegada al sillón de Deán Funes fue por una alianza en contra del oficialismo de aquel entonces. Desde ese entonces Scotto fue afirmando su poder hasta convertirse en una referente del Gobierno nacional en Córdoba.   En las últimas elecciones ella decidió continuar al frente de la Universidad en vez de convertirse en la compañera de De la Sota en la elecciones para gobernador y de esa forma encaminarse como opositora al Gobierno provincial.

Desde hace meses que se habla de que será candidata a diputada nacional por el kirchnerismo, pero todavía no lo ha decidido. Dice que aún falta tiempo, pero no lo niega y lo condiciona a un pedido de Cristina como dice en la entrevista. En la misma asegura que su sucesión será ordenada, aunque ella no cuente con candidato propio para ocupar el sillón de Deán Funes.

-Hay elecciones en la UNC, ¿Cree que lo que se hizo desde que usted asumió seguirá?

-No tengo duda de que los grandes proyectos que han permitido en estos años poner en mejores condiciones nuestra universidad frente a las necesidades de desarrollo del país van a continuar, porque cuentan con el compromiso y el apoyo de la mayor parte de la comunidad universitaria. Sus profesores, sus estudiantes, sus investigadores. Mas allá de cuál candidatura estoy convencida de que este esfuerzo en estos seis años va a tener una continuidad profunda.

-¿Como vive los últimos días que le queda frente al rectorado, de lo que fue una gestión histórica porque fue la primer mujer en llegar?

-Trabajando intensamente como desde el primer día  tratando de que los proyectos que están a punto de finalizar se concreten como corresponde, de asegurar una transición ordenada, y de favorecer el proceso electoral. Estos años además hemos logrado un alto clima de gobernabilidad y de consenso, y eso es un capital enorme y fundamental para gobernar una institución tan grande y tan compleja. Así es que haciendo todo el esfuerzo para que este final de este periodo, tan bueno para todos nosotros, no sólo para mí sino a toda la comunidad universitaria concluya en una asamblea adecuada, que resuelva bien, y que inicie una nueva etapa de gobierno democrático de la Universidad. Que la haga crecer aún más.

-¿Qué va a hacer usted cuando se vaya?

-Soy docente, soy investigadora universitaria. Esa es mi tarea natural, ese es mi salario. Después veremos, vocación política obviamente yo tengo, esta experiencia como rectora no ha hecho más que fortalecer el sentido por el rol de gestión, por el rol de articulación política que uno está obligado a hacer cuando tiene que gobernar una institución tan compleja. Asi que si puedo ser útil lo haré, en cualquier lugar que sea oportuno.

-Usted dijo que había que esperar para hablar de candidaturas, pero ya estamos cerca de las elecciones, ¿Va a ser candidata?

-Eso ya lo veremos, yo creo que a esos roles no los decide uno, lo decide un conjunto de factores, y en última instancia la ciudadanía. El grado de apoyo, de expectativa, de consenso de los sectores políticos, eso se evaluará en su momento.

-¿Le gustaría?

-Si se dan las condiciones adecuadas y uno cree que puede hacer un trabajo útil, sí.

-¿Qué tipo de condiciones deberían ser?

-Creo que hace falta generar una estructura de apoyo político, hace falta definir ejes de trabajo que articulen a un equipo de trabajo. Ningún trabajo en política es solitario, no tiene el menor sentido un esfuerzo de tipo individual. El resto dependerá de que se den otros factores que dependan de la calidad de las propuestas que los candidatos hagan, quienes sean.

-Si Cristina Fernández se lo pide, ¿Será candidata?

-La palabra de la presidenta es muy importante. Claro.

-¿Qué opinión le dejó la puja por las antenas?

-La Universidad opinó desde un documento que suscribimos las universidades públicas de Córdoba  que en este punto ha sido muy importante porque no nos ha costado nada ponernos de acuerdo para expresarnos y dirigirnos al señor Gobernador en el sentido de que nos parecía que la medida que se había tomado era desproporcionada a la significación, al impacto negativo que tenía interrumpir la televisión digital abierta, gratuita para cientos de miles de cordobeses y para un proyecto de comunicación audiovisual que la nueva ley de medios ha abierto. Entiendo que este planteo y otros que se han formulado, en la Justicia y en otros ámbitos han dado el resultado esperado. Esperemos que en Río Cuarto, donde está suspendido el inicio de la transmisión por la interrupción del convenio con la provincia de Córdoba se pueda retomar el esfuerzo para que también en el sur de la Provincia la TDA llegue.

-¿Qué cree que buscaba De la Sota con esto?

-No lo sé. Pero sin duda no guarda ninguna proporción con lo que se observa. Probablemente en más de una provincia argentina en materia de indolencia sobre las políticas, o negligencia sobre las políticas ambientales. Por todo lo que los especialistas nos han explicado, el impacto ambiental es mínimo o nulo, por lo demás sabíamos que el resto de los estudios estaban hechos. El resto habría que preguntárselo al Gobernador.

-¿Cómo ve la conducción del País?

-Yo veo que tenemos hace años un país gobernado, es decir que quienes están al máximo de las responsabilidades de gobierno en el Poder Ejecutivo sobretodo comprenden la responsabilidad que tienen en sus manos, y han puesto a buena parte de la energía argentina de los políticos, los intelectuales, los trabajadores sobre nuestros propios pies, pensando en los proyectos que nuestro país necesita para fortalecerse, ser más soberano y alcanzar un desarrollo social más equitativo. Así que en este plano muy general de evaluación soy uno de tantos, de cientos, de miles de argentinos que hemos recobrado el entusiasmo de ser argentinos y de ayudar a que nuestro país crezca aún mucho más.

-¿Cómo ve su provincia, la provincia de Córdoba gobernada?

-Yo veo que hace años la Provincia se soslaya en un aislamiento que a veces se presenta como una defensa federal de los intereses legítimos que tenemos como cordobeses que nos ha llevado a un retraso a una falta de comprensión de sintonía y de acompañamiento de las políticas. No sólo nacionales, sino en este momento también regionales que vive América Latina oportunamente. Y eso me parece que no es bueno para los cordobeses y no es bueno para el país  Porque Córdoba puede aportar mucho al crecimiento, aportar ideas, voluntades y perspectivas al proyecto de integración del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *