jueves , 22 de agosto, 2019

Blanquita Rossi, candidata a diputada nacional por UPC: “De la Sota me consintió en todo”

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Finalmente llegó el día, largó la campaña. En las oficinas electorales de los Tribunales Federales ya están anotadas las alianzas electorales, otros partidos -como el caso de la UCR- no debieron pasar por este trámite ya que no se fusionaron con otra fuerza.

Después de ese abrazo interminable de 28 años que se dio con Mario Pereyra, Blanquita Rossi se convirtió en la mujer más codiciada por los políticos locales. Héctor Baldassi, Olga Riutort y José Manuel de la Sota se la disputaron para que ocupe el tan problemático segundo lugar. Ella decidió y se volcó por secundar a Juan Schiaretti, el candidato de De la Sota, tal vez porque desde su función de partener del conductor del programa más escuchado de la República Argentina, tuvo una relación más amplia con el tres veces gobernador de la provincia.  Hoy Blanquita dice que Mario personalmente no influyó en su decisión y reconoce que le gustaría trabajar en la función social. Blanquita ya lo hacía desde el micrófono, no debe haber cordobés que no haya sacado un consejo de la hoy candidata. Asegura que no vio a Schiaretti, quien de ahora en más deberá caminar la Provincia con ella, pero que sí tuvo mucho contacto con De la Sota.

-¿Usted fue la figurita difícil de la elección?

-¿Te parece figurita difícil? Sí, la verdad es que cuando me llamaron de un medio hace como un mes y me dijeron si yo era la tapada en la lista de De la Sota, mi respuesta fue que no, que no había recibido nada, y que no creía que al doctor De la Sota le interese porque tiene muchísima gente que esta ahí, militando hace muchos años y conocen de esto. Dije en ese momento que sí, que había recibido propuestas pero no del doctor De la Sota.

-Usted que viene de la prensa, ¿Se enteró de su propuesta por la prensa?

-Sí, me enteré de que había intenciones de Unión por Córdoba de ponerme de candidata, pero no sabía si era así, si era un rumor, algo de pasillo que se dice. Yo había comentado en la web de Cadena 3 que me gustaría hacer algo con la gente, algo social, en la política pero nada más, fue todo una charla con Sergio Zuliani que no sé si lo había pensado, pero me interesaba hacer algo en lo social. En esta propuesta el doctor De la Sota me abre las puertas para eso también.

-¿Recibió ofrecimientos de otros partidos también?

-Sí, hable con el PRO, con Héctor Baldassi hablé mucho, con Olga Riutort también, ellos fueron los que me dijeron que había que involucrarse, que meterse, de que había que trabajar por el bien de la gente, por Córdoba. Pero era solamente eso, la propuesta concreta de una candidatura fue del doctor De la Sota.

-¿Por eso se queda con De la Sota?

-Porque fue la única propuesta concreta, la que analicé. Generalmente, trato de analizar una sola cosa y la concreta fue la del doctor De la Sota.

-¿Por qué le costó tanto decidir?

-Porque no es fácil, yo venía de trabajar 34 años en LV3, 28 con Mario Pereyra en el programa Juntos, de trabajar mucho. Yo pensaba que era hora de retirarme a pasar el invierno, de estar con mis nietos, de hacer cosas más caseras y comunes. La verdad es que me da miedo, yo veía a la política como un monstruo, como algo que te ensucia, que te enreda, algo un poco aterrador. Es lo que vemos el común de la gente. Pero después me puse a pensar y analicé cuatro o cinco puntos o palabras que son las que suenan, como corrupción, suciedad, falta de ética, y dije que eso dependía de mí únicamente, no depende de los otros. Si a tu alrededor hay gente mala, deshonesta, si vos no querés no entrás, salís, te vas. Tengo valores que me enseñaron mis padres, y defenderé a capa y espada esas cosas. Seré la Blanquita de siempre. Puse todas esas palabras en una lista y pensé, ensuciar si yo quiero me ensucio; corromperse, si uno quiere depende de uno, no del otro.

-¿Mario Pereyra influyó en su decisión?

-No, la verdad que no. Mario me dijo cuando se enteró del ofrecimiento que decida y que iba a ser un orgullo para ellos que un integrante del programa Juntos esté en la Cámara de Diputados de la Nación. Esas fueron las palabras de Mario. Me dio la impresión de que Mario influyó más no personalmente sino a través de la radio. Cuando el largo el rumor de que Blanquita va con Schiaretti en segundo lugar yo dije que de dónde habían sacado esas cosas. No sabés, volaban los teléfonos. Fue para mí un tembladeral, estaba como en un pantano, en arenas movedizas. Pero él sabía, Mario es una persona que conoce mucho del medio y mucha gente le habla, y de algún lugar salió, de algún lugar muy fidedigno.

-¿Lo conoce personalmente a De la Sota?

-Sí, lo conozco. Con tantos años en la radio. Lo conocí cuando fue candidato en las primeras oportunidades, ahora, de muchos años. Simplemente, con la relación de un invitado a la radio a un comunicador, otro conocimiento. Y hemos hablado mucho ahí, siempre al lado de la máquina de café que hay en la radio. Sí, lo conozco.

-¿Que le pidió De la Sota y Schiaretti?

-Con Schiaretti no hablé. De la Sota me consintió en todo. En realidad, yo llevaba algunas preguntas inquietantes que son las que tenemos los ciudadanos comunes y yo en especial con esta propuesta. Le dije que me gustaría trabajar en lo social, que no me gustaría votar en contra de mis convicciones porque me iba, y él dijo que a nadie le haría una propuesta de votar en contra de sus convicciones y confío en las palabras del doctor De la Sota.

-Hay una campaña política, va a haber agresiones, ¿Le da miedo que la agredan o que la descalifiquen, usted que es tan querida, o que inventen algo suyo o traten de sacar algo suyo?

-No. No debería pasar eso, yo no voy a agredir a nadie, no voy a hablar de nadie. Solamente, de la propuesta que nosotros podamos llevar al Congreso. Sabemos que va a pasar, está en uno ser la persona que fue siempre y trabajar por la gente, por eso lo hago. Pero todo puede ser, pero qué van a encontrar mío, que busquen. Me lo plantee, pero me parece que la campaña sucia tiene que ser distinta, un poco. De mí no van a encontrar nunca una agresión a otra persona porque no me voy a meter en su vida. Pero si yo estuve en la función pública y tengo algo, actuará la Justicia. Sino empezamos a embarrar antes que corresponda.

-¿Qué le parece el papel que tuvieron sus colegas en la radio que saltaron a la política: Olga Rista, “Cacho” Echepare, Arturo Miguel?

-Y no sé, eso lo tiene que ver la gente. A Arturo lo vimos en la 125 porque tampoco uno tiene que estar demostrando todos los días, pero en momentos así hay que demostrar, y Olga es de bajo perfil, y el más expuesto fue Cacho porque fue intendente, que le fue bien.

-¿Usted había dicho que no se sentía preparada ahora?

-Lo pensé mucho y analicé, si no nos comprometemos. Mucha gente que también es nueva en la política me dijo que había que involucrarse, porque la gente que nunca hizo política tiene que hacerlo.

-Cuando Mario la despidió usted dijo que se iba a descansar, ¿Le duró poco el descanso?

-Sí, me duró sólo dos meses, pero es así. Para comprometerse bien hay que resignar muchas cosas, en mi caso trataré de hacer todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *