miércoles , 17 de julio, 2019

Alfredo Blanco: Hay que garantizar la intangibilidad de los jueces, pero deben tributar ganancias igual que los ciudadanos

(Especial para INC por Nacho Cadario)

Alfredo Blanco hasta hace unos días era decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Nacional de Córdoba, viene de una larga trayectoria académica de notoria ascendencia no sólo en el medio docente sino también en los sectores estudiantiles, incluso algunos pronostican que su nombre va a volver a sonar fuerte cuando se renueven las autoridades del Consejo Superior de la Casa de Trejo. Es un economista reconocido, autor de numerosos artículos periodísticos. Acompañó a Rubén Martí en sus dos períodos como intendente de Córdoba, en el primero como Secretario de Gobierno y posteriormente como Presidente del Concejo Deliberante.

-¿Dónde cree que estamos parados, económicamente hablando, en el País?

-Lo que se ven son algunos síntomas que obviamente significan que la performance económica se ha ido degradando. Hace algunos años había algunas fortalezas de funcionamiento de la economía, se hablaba de los superávit gemelos ya que había una situación fiscal muy buena. Esto obviamente no significa que no hubiera problemas, porque de hecho había un problema pendiente que era la inflación, quizás subestimada en su momento por la política económica. Pero lo concreto es que hoy esos elementos se fueron debilitando, de hecho si uno mira esos resultados consolidados del sector público, estamos lejos de esas situaciones superavitarias. Si uno mira el sector externo, y el Gobierno tomó registro de eso cuando interviene. Claramente el sector externo también presenta una situación de mayor debilidad. El Gobierno también toma medidas, con prescindencia de que sean correctas o no cuando resuelve incorporar medidas administrativas para evitar importaciones, o para evitar demanda de moneda extranjera, es porque el Gobierno sabe que hay un problema. De la misma manera que el Gobierno impulsa aumentos de salarios del 21 por ciento es porque sabe que ese es el indicador de inflación correcto. Todos estos son ingredientes que hacen que haya respuestas coyunturales, tácticas diría yo. La estrategia no es una suma de tácticas y lo que está claro es que estamos ingresando en un período en el cual hay turbulencia en el escenario macroeconómico con atraso cambiario, una situación del tipo de cambio que trae problemas de competitividad, o sea  que estamos ingresando en una fase que es distinta de aquella en la que con cierta autocomplacencia llamábamos “crecimiento a tasas chinas”.

-¿Cree que el problema es no reconocer que hay un problema?

-Un problema serio en el diseño de la política económica fue ignorar o tratar de disimular la existencia de un problema a nivel de precios, porque ese problema de la inflación en realidad termina atentando contra objetivos en el instrumento de la política económica que el Gobierno había intentado defender. El Gobierno trató de tener un tipo de cambio alto y si uno tiene inflación el tipo de cambio real se empieza a deteriorar. Si uno retiene inflación los objetivos de distribución del ingreso se deterioran porque la inflación pega sobre los sectores más vulnerables de la sociedad. De manera que no atender esa realidad probablemente ha significado no encontrar soluciones con miradas de mediano y largo plazo y apelar más que nada a esa suma de decisiones tácticas coyunturales.

-Hablando de la soluciones, ¿Cree que se puede solucionar el problema de las fábricas locales que no pueden producir porque los insumos son importados y con eso se está generando recesión y desocupación?

-Yo creo que todavía el Gobierno tiene instrumentos de política económica. De hecho, tiene una situación de reservas del Banco Central importante; tenemos por supuesto desde el punto de vista internacional un escenario que hay que observar atentamente. Aquellos que decían que el crecimiento no era como consecuencia de la coyuntura internacional, que no era por tener viento de cola, hoy dicen que los problemas que tenemos es porque el escenario internacional no es tan favorable. Argentina tiene hoy la soja volando a más de 500 dólares, tiene algunas chances de utilizar la política agraria, y cuando uno aborda integradamente no puede resolver con el tipo de cambio por la inflación muy alta, pero si uno lo aborda con todos los instrumentos de la política económica es probable que se  podría pensar en una estrategia de reducción gradual de la inflación, de recuperación del tipo de cambio. Pero cuando eso ocurre es necesario tener alguna medida que pueda llegar a afectar la disponibilidad de insumos para fábricas locales, puede llegar a mejorar teniendo que salir a controlar que no haya operaciones con el mercado cambiario. Yo creo que todavía tenemos posibilidades y no estamos en la víspera de un estallido, de una crisis general de ese tipo.

¿Qué opina con la polémica por el impuesto a las ganancias?

-Creo que Argentina debería revisar todo su sistema tributario que es muy regresivo desde el punto de vista de la redistribución del ingreso. Ahora puntualmente la discusión que hay es muy difícil de sostener. No le puedo cobrar impuesto a una persona que gana 6 o 7 mil pesos y no le cobro impuestos los que tienen máquinas tragamonedas, no le cobro al que tiene sus ingresos exclusivamente de transacciones financieras, a los que verdaderamente ganan dinero, o sea creo que hay que revisar todo el sistema tributario. Me parece que mientras eso ocurra obviamente y otra vez es la inflación la que hace que los mínimos no imponibles sean rezagados.

-En torno al impuesto a las ganancias usted dijo que tienen que pagar los que ganan dinero,  ¿Cree que los magistrados deben pagar?

-En eso hay una discusión que tiene la Justicia que hay como una tensión, la necesidad de los sueldos, sueldos importantes como son los de la Justicia tributen ganancias, y eso presiona en contra muchas veces argumentado del principio de la intangibilidad de los ingresos de los magistrados. Una garantía importante en el sentido de sentirse lo más independiente de las decisiones del Poder Ejecutivo. Obviamente tiene que haber soluciones que garanticen la intangibilidad y que garanticen que tributen igual que los ciudadanos.

Lo sentimos, no hay encuestas disponibles en este momento.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *