domingo , 22 de septiembre, 2019

Zannini apeló su procesamiento por encubrimiento del atentado a la AMIA

El ex secretario Legal y Técnico consideró por “nulo” y “arbitrario” el fallo del juez Bonadio. Además, Timerman pidió la excarcelación para poder continuar un tratamiento de salud.

El ex secretario Legal y Técnico del kirchnerismo, Carlos Zannini, apeló ayer su procesamiento con prisión preventiva en la causa por presunto encubrimiento del atentado a la AMIA al considerar “nulo” y “arbitrario” el fallo del juez federal Claudio Bonadio.

El abogado defensor, Mariano Fragueiro Frías, apeló directamente el procesamiento con prisión preventiva y requirió que Bonadio le conceda “urgente” el recurso y lo envíe a la Cámara.

En su presentación, el letrado afirmó que el magistrado construyó “una resolución profundamente arbitraria” basada en “falsedades, consideraciones inexactas” y además está “signado por las más variadas contradicciones”.

Asimismo, advirtió que Bonadio “agravia y perjudica gravemente no sólo a los imputados sino también a la Patria” a la vez que aludió a una “orfandad probatoria” en lo referido a Zannini.

Por su parte, el ex canciller Héctor Timerman, quien cumple con la prisión domiciliaria, pidió su excarcelación  para poder continuar un tratamiento de salud.

La defensa del ex funcionario, Alejandro Rúa y Graciana Peñafort, argumentaron que “la prisión domiciliaria limita y agrava el tratamiento médico de Timerman que requiere a diario estudios y análisis médicos en centros de salud” a la vez que consideraron que la prisión domiciliaria “tampoco resulta necesaria ni absolutamente indispensable ni estrictamente proporcional”.

Ahora, el fiscal Eduardo Taiano deberá dictaminar al respecto y, luego, resolverá si apela o no el juez Bonadio.

En tanto, el dirigente Luis D’Elía apeló el rechazo de Bonadio a concederle la excarcelación alegando que el juez ya está jubilado desde el 30 de noviembre pasado, por lo cual no podría haber firmado el fallo y además dijo estar ante una “verdadera privación ilegal de la libertad”.

“El gravamen resulta obvio en autos, en el que un no juez decide el encierro de una persona, engaña a las fuerzas de seguridad y a las autoridades penitenciarias, confeccionando instrumentos públicos ideológicamente falsos en los que hace insertar falsamente que es el juez de la causa”, sostuvo el abogado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *