martes , 10 de diciembre, 2019

El represor Videla pidió a sus camaradas que peleen contra Cristina y sus secuaces

El dictador genocida Jorge Rafael Videla volvió a cuestionar al Gobierno, y reclamó que sus antiguos compañeros de armas “que aún estén en aptitud física de combatir”, luchen contra “la presidente Cristina y sus secuaces”.

Después de un año de silencio,Jorge Rafael Videla volvió a hablar con la revista española Cambio 16, e hizo un polémico llamado a sus ex compañeros de armas.

Además, insistió con que el actual gobierno “hace un uso político de los desaparecidos”, afirmó que es un “preso político”, y dijo que el país “soporta otra guerra como la que ocurrió a partir de 1976”.

Videla, quien actualmente está siendo juzgado en la causa por el denominado Plan Cóndor, aseguró que en la Argentina el kirchnerismo “continúa hundiendo a la patria en el abismo anacrónico del marxismo”, y auguró que en caso de que el Gobierno “se perpetúe en el poder”, serán nuevamente “las Fuerzas Armadas y de Seguridad junto al pueblo del cual provienen, quienes lo impedirán por imperio de lo normado en la Constitución Argentina”.

Videla pidió también que sus camaradas de “58 a 68 años, que aún estén en aptitud física de combatir”, se armen “nuevamente en defensa de las instituciones básicas de la República” para combatir a la “presidenta Cristina y sus secuaces”.

Al ser consultado sobre cómo le gustaría que lo recuerde la historia, aseguró: “Por la honestidad de mi conducta pública y privada, pero también por la prudencia de mis decisiones no carentes de firmeza. El cristiano, a mi juicio, debe actuar con la palabra como mensajero de Cristo; pero además con el testimonio de sus obras como soldado de Cristo”.

Asimismo, reconoció que el principal error del denominado Proceso de Reorganización Nacional, que rompió el estado de derecho en 1976, fue “el no darle otra razón de ser que justificara su existencia luego de haber logrado, a mediados de 1978, su objetivo primario, el cual era poner orden frente a la anarquía con que amenazaba el vacío de poder generado por la presidenta María Estela Martínez de Perón después del fallecimiento de su marido. Ese era el momento para una apertura política ordenada.”

“La Argentina soporta hoy una nueva guerra sin hacer uso de la violencia física tal cual lo propone Gramsci, tomando a las instituciones como rehenes y desacreditando los principios y valores que les dieron origen y razón de ser; con ello podemos decir que la República ha desaparecido”, afirmó Videla.

“El preso político debe aceptar su prisión como un acto de servicio, llevando la lucha al campo de la política con actitudes testimoniales”, concluyó.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *