viernes , 23 de agosto, 2019

Venezuela detuvo a más cien empresarios por sobreprecios

Maduro acusó de “burgueses” a los empresarios que subieron los precios de artículos electrónicos y otros bienes en más de 1.000% sin motivo.

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, anunció que más de cien empresarios fueron detenidos por subir los precios de artículos electrónicos y otros bienes en más de 1.000 por ciento sin motivo.

“Tenemos a más de 100 burgueses tras las rejas en este momento”, dijo Maduro en un discurso a la nación.

El sucesor del fallecido Hugo Chávez, dijo que su gobierno está preparando nuevas leyes para limitar las ganancias de los negocios entre un 15 y un 30 por ciento.

“Yo tengo casi lista una ley, que es la ley de costos, ganancias, precios y otros eventos económicos, en esa ley vamos a regular las ganancias”, dijo Maduro y agregó: “No es momento de aflojar, es momento de apretar la ofensiva y vamos a fondo, tenemos que llegarle a fondo, al hueso, a la guerra económica en esta batalla por Venezuela a fondo”.

El Presidente también ordenó la fiscalización a la compañía Goodyear para verificar los precios, tras afirmar que es insuficiente la reducción de un 15% que acordó la firma.

“La Goodyear tiene que bajar los precios más aún (…) no nos dejemos echar tierra en los ojos por nadie”, expresó Maduro, que calificó que la inflación es “inducida”.

En ese contexto, miles de venezolanos hacen largas filas para aprovechar los descuentos en comercios, ordenados por Maduro como parte de una “ofensiva económica” para combatir a la inflación.

La gente se concentra en las tiendas y centros comerciales del país para comprar televisores, lavadoras y hasta ropa y zapatillas deportivas que desde el fin de semana son custodiados por inspectores y agentes del Ejército para forzarlos a rebajar los precios de sus productos.

La semana pasada, Maduro ordenó la ocupación de una cadena de tiendas de electrodomésticos acusada de vender con precios exorbitantes y los obligó a rebajar los márgenes de ganancia a lo que considera “justo”.

Luego, la ofensiva alcanzó a un fabricante de baterías y distribuidoras de repuestos para automóviles, ropa y calzado.

Según el Gobierno, sólo cinco de los 1.400 comercios inspeccionados hasta el miércoles vendían sus productos a “precios justos”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *