domingo , 16 de diciembre, 2018

Un nuevo fiscal investigará el crimen de Nora Dalmasso

Se trata de Daniel Miralles, quien recibió el aval de la Legislatura provincial y reemplazará al fiscal Julio Rivero.

La Legislatura de Córdoba prestó acuerdo para la designación de Daniel Miralles como nuevo fiscal de Instrucción de 4ta. Nominación de Río Cuarto, quien ahora tendrá a su cargo, entre otras causas, la del homicidio de Nora Dalmasso, cometido el 26 de noviembre de 2006.

De esta forma, Miralles remplazará al fiscal Julio Rivero, quien fue ascendido como fiscal de Cámara.

La causa se encuentra paralizada desde mayo pasado luego que Javier Di Santo se apartara tras ser denunciado por inacción.

Por otra parte, esta semana se conoció la aparición de escuchas teléfonicas que eran analizadas en una causa por amenazas contra un abogado, pero que aportarían nuevos datos a la investigación por el asesinato de la mujer.

Fue el fiscal federal Enrique Senestrari, a cargo de la causa por amenazas a un abogado de derechos humanos, quien envió copia de esas conversaciones a los tribunales de Río Cuarto.

En declaraciones a Canal 10, Senestrari aseguró que “hay información importante de acuerdo a lo que uno conoce del caso y en base a la experiencia como fiscal, creo que tienen que generar nuevas medidas de investigación, pero si van a llevar a algún resultado o no, eso lo desconozco”.

El 26 noviembre de 2006, Dalmasso fue encontrada estrangulada y semidesnuda en su casa del residencial barrio Villa Golf, en Rí­o Cuarto.

El caso tuvo como imputados al pintor Gastón Zárate, y al hijo de la víctima, Facundo Macarrón, pero ambos fueron sobreseídos por falta de pruebas.

En el caso de Facundo, estuvo imputado cinco años por “sospecha leve” hasta que estudios genéticos lo desvincularon del hecho tanto a él como a su padre, Marcelo Macarrón.

Es que informes genéticos del Centro de Excelencia en Productos y Procesos de Córdoba (Ceprocor) determinaron que habí­a un haplotipo “Y” del linaje Macarrón en muestras del cadáver.

Posteriormente, estudios encargados a la agencia federal de investigaciones de los Estados Unidos, FBI, y ensayos que el laboratorio del Poder Judicial tardó casi un año y medio en producir, determinaron que las marcas genéticas correspondí­an al viudo de Nora.

La pericia estableció que el semen del marido, quien se encontraba en Punta del Este, Uruguay, participando de un torneo de golf el dí­a del crimen, pudo haber sobrevivido hasta seis dí­as en el cuerpo, ya que él declaró que habían tenido relaciones sexuales el martes previo al homicidio.

En tanto, hay un ADN hallado en la sábana de abajo de la cama de una plaza en la que mataron a Dalmasso, que no se pudo determinar a quien pertenece.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *