viernes , 23 de agosto, 2019

Tres isleños no quieren seguir siendo británicos

El 99,8% de los isleños pidió preservar su status de territorio británico de ultramar. El gobernador de Malvinas defendió la militarización de la región. La cancillería británica admitió que el referendo no aporta nada a la situación legal.

Los habitantes de las Islas Malvinas concluyeron ayer su predecible referéndum, en el que el 99,8% de los habitantes de las islas se manifestó a favor de mantener el vínculo con el Reino Unido y preservar su status de territorio británico de ultramar, y anticiparon que pedirán a Naciones Unidas que se dé por terminado el debate sobre su descolonización.

Con una asistencia del 92%, fueron 1.513 personas las que respaldaron el sí, mientras que sólo tres se inclinaron por el no y un voto fue anulado, según informó Keith Padgett, encargado de la consulta popular.

Ahora, representantes de la Asamblea Legislativa local llevarán los resultados al Comité de Descolonización de las Naciones Unidas para reclamar que se respete la decisión votada en base a su proclamado derecho a la autodeterminación. El referéndum será además presentado en numerosos países para intentar que o mantengan el respaldo a su causa o bien se decanten por hacerlo.

Sin embargo, el gobierno argentino ya había anticipado que el resultado cantado del plebiscito es “irrelevante” porque no posee “ningún sustento legal”, mientras que hoy la cancillería británica admitió que el referendo no aporta nada a la situación legal.

El responsable de la cancillería británica para asuntos de América Latina, Hugo Swire, en declaraciones a la cadena BBC, dijo que con la consulta se busca “enviar el claro mensaje de que los isleños decidieron permanecer como parte del Territorio de Ultramar”.

En ese marco, el primer ministro británico, David Cameron, dijo que Argentina “debe tomar nota” del resultado en el que los isleños “no podrían haber hablado más claro”.

“Quieren seguir siendo británicos y su pensamiento debe ser respetado por todos, incluyendo Argentina”, agregó.

En tanto desde Argentina, la embajadora en Gran Bretaña, Alicia Castro, consideró que “el referendo en Malvinas expresa la debilidad de la posición del Reino Unido”.

En tanto, el gobernador de Malvinas, Nigel Haywood, aseguró que con el resultado de la votación la “Argentina no puede parar” la voz de los kelpers a la vez que defendió la presencia de militares en la región.

En este sentido, el mandatario designado por el gobierno británico para gobernar la isla consideró que los países del mundo “no tendrán otra opción más que aceptar el mensaje tan claro e indiscutible”.

Minutos después de oír los resultados en el ayuntamiento de Puerto Argentino, la legisladora Jan Cheek señaló a este medio: “Se debe reconocer nuestro proceso democrático, aún cuando los números hayan sido pequeños”. Mientras tanto, un ciudadano anónimo gritaba desde el fondo de la sala: “Argentina no va a poder ignorar esto”.

A falta de una entidad internacional que observara la cuestionada votación, el referéndum fue seguido por una misión de la ONG Canadem. “Es nuestra conclusión que el proceso del referendo fue libre y justo, y refleja la voluntad democrática de los votantes de las Islas Malvinas”, señaló su titular, Brad Smith, minutos después de que se conocieran los resultados.

Pasadas las 12, el frío dispersó a la mayoría de los manifestantes. Los más jóvenes, en tanto, se fueron a seguir la fiesta al club Trough. En la noche oscura, un isleño se alejó con una remera que decía “England 1 – Argentina 0”. Aunque confiados de haber logrado un triunfo político para su causa, los isleños saben que el referéndum no pondrá fin al reclamo de soberanía argentino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *