martes , 11 de diciembre, 2018

Todo unidos, ¿triunfaremos?

El FpV se prepara para la cumbre del PJ nacional donde, tras la derrota en manos del opositor, Mauricio Macri, el kirchnerismo parece haber perdido la hegemonía. De la Sota y Massa, ¿los grandes unificadores?

Tiempos difíciles son los que se aproximan para el kirchnerismo en un escenario para ellos nunca pensado.  En una interna feroz en la que las diferentes partes están enfrentadas: Aníbal Fernández con Daniel Scioli y Julián Domínguez; y Florencio Randazzo contra todos,  Cristina Fernández  intenta sobrellevar la etapa de transición buscando claridad en una prospectiva, por ahora, muy incierta.

Intentando,  por lo menos, retener la conducción del movimiento peronista a nivel nacional, el Frente para la Victoria prepara su participación en la cumple del Partido Justicialista, que se llevará a cabo el próximo jueves. Conciliador, el ex candidato a presidente, Daniel Scioli, está la caza de todos los pedazos del peronismo disidente, sumando adhesiones para consolidarse como el unificador del PJ nacional pero, al parecer, esto ya es tardea de la, aun, presidenta.

Cristina Fernández, en la cuenta regresiva de sus últimos diez días como mandataria, se anticipa a la labor de Scioli y recibirá, previo a la cumbre, a los gobernadores peronistas para comenzar a trata temas de primordial trascendencia de cara a la próxima gestión presidencial que encontrará al kirchnerismo como oposición pero, en los planes del Frente para la Victoria se descontaba la presencia de los caudillos del interior.

Tal como lo fue Néstor Kirchner posteriormente a su asunción (durante gran parte de su mandato como presidente, el titular del PJ nacional fue Duhalde), José Manuel De la Sota o Sergio Massa, prometen no dejar el camino librado al kirchnerismo en su carrera por retener el poder hegemónico partidario y, entorpeciendo los planes de los principales dirigentes del Frente para la Victoria, los referentes de UNA, líderes del peronismo disidente  al interior del país,  preparan los cartuchos para librar la verdadera batalla: La conducción del Partido Justicialista.

Lo cierto es que el fin de ciclo para el kirchnerismo  es inminente y quienes quisieron “ir por todo” hoy por hoy se abullonan a lo único que les queda: la mística peronista.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *