martes , 18 de diciembre, 2018

Tiempo de autocríticas

La derrota kirchnerista estimula los análisis más variados. Entre los representantes del FpV cordobés ya comienzan los señalamientos y las culpas.

Mientras el Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, empapa de polémica los titulares de los principales medios del país, comentando que “la autocrítica la debe hacer ustedes”, refiriéndose a los periodistas, en el kirchnerismo cordobés ya se encuentran revisando el camino hecho con miras, particularmente, en el quincho propio.

Llámela análisis estratégico, retrospectiva del proceso electoral o, simplemente, autocrítica, en el kirchnerismo cordobés ya comenzaron a despellejar las redes, en muchos casos internas, que entorpecieron quizás la llegada de Daniel Scioli al sillón de Rivadavia.

El primer llamado de atención fueron los resultados arrojados en los comicios provinciales, donde el  quizás único líder regional del oficialismo nacional, Eduardo Accastello, quedo tercero, muy por debajo de sus rivales electorales y sacando casi la misma cantidad de adhesiones que Martín Gill y Carolina Scotto, en los comicios legislativos del 2013, no llegando al 20% delos votos.

Luego, las PASO, con un De la Sota cosechador de la mayoría de los votos y un Mauricio Macri que pronosticaba la primacía en segunda vuelta, Daniel Scioli quedó relegado a un tercer lugar, olvidado, muy atrás, sacando la misma paupérrima cantidad de votos que el intendente villamariense.

Pero, lo que en el análisis K no concordaba era el descredito en la imagen del candidato a vicepresidente de la fórmula del FpV, Carlos Zannini, un cordobés de nacimiento, tras las múltiples visitas a la provincia.

Posteriormente vino la debacle total del sello kirchnerista en las elecciones municipales. Quedando sexto, Daniel Giacomino no logró nisiquiera ingresar al recinto del Concejo Deliberante y dando paso a una interna qtenia como principal protagonista al, por entonces candidato independiente, Tomás Méndez.

Pero, ya entrado octubre, y sin el caudillo peronista del interior, los votos peronistas se repartirían entre Sergio Massa o Daniel Scioli. Lo cierto es que la ecuación no resultó tan así y los votos fueron para el presidenciable de UNA y el candidato opositor de Cambiemos… Nuevamente el kirchnerismo regelado a un tercer lugar, bien lejos de los otros.

Los números del domingo arrojaron una Córdoba totalmente macrista, dispuesta y predispuesta a dar la batalla anti K desde el interior… pero, como ya vimos, esta batalla comenzó hace rato.

Martín Gill, Diputado nacional del FpV e intendente electo de villa María, reconoció ayer “Como espacio político dejamos mucho que desear. Al espacio del FpV le ha costado tener la madurez que necesitaba”.

Los análisis y críticas ya están en camino. Lo cierto es que en Córdoba llegaron con meses de retraso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *