domingo , 18 de agosto, 2019

Tercer allanamiento en la Central de Policía por la causa de los narcopolicías

Un tercer allanamiento se concretó ayer a la tarde en la Central de Policía de Córdoba, en el marco de la causa en la que se investigan las vinculaciones entre altos jefes de la fuerza con una red de narcotraficantes.

El procedimiento, llevado a cabo por personal de la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), tuvo por objetivo el subsuelo y el primer piso del edificio, ubicado en el centro de la capital cordobesa, donde funciona la división Finanzas de la fuerza.

Se trata del tercer allanamiento realizado en un mes (hubo otros dos el 11 y el 26 de septiembre pasados), en el marco de nuevas medidas procesales dispuestas en la investigación que lleva adelante el fiscal Enrique Senestrari.

El propio Senestrari confirmó a la prensa que el nuevo allanamiento “se decidió hoy (por ayer) por necesidad de mayor información en la causa” y agregó que la medida procesal apunta a “tres oficinas diferentes, Finanzas, Armamentos y otra relativa a los Adicionales (que se pagan a los policías)”. Hasta el momento, como consecuencia de la investigación, hay nueve imputados, de los cuales cinco son efectivos policiales de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico que están detenidos.

Los detenidos son el hasta hace dos semanas titular del área, el comisario Rafael Sosa; el comisario Alberto Saine; el oficial Franco Argüello; los suboficiales Fabián Peralta Dátoli y Mario Osorio, que en todos los casos ya fueron indagados por el Fiscal.

El escándalo político e institucional que enfrenta el gobierno de José Manuel de la Sota, denominado como el “narcoescándalo” o el caso de los `narcopolicías`, derivó en las renuncias del ministro de Seguridad, Alejo Paredes, y del jefe de Policía, Ramón Frías, quienes fueron reemplazados por Alejandra Susana Monteoliva y César Almada, respectivamente.

Por pedido del fiscal federal Senestrari, hace casi un mes atrás, el juez federal Ricardo Bustos Fierro ordenó una serie de allanamientos en domicilios de los efectivos policiales y dependencias de la Central de Policía, mientras que, paralelamente, había emitido la orden de detención para los involucrados.

La presunta vinculación de policías cordobeses con el negocio del narcotráfico se conoció hace tres semanas atrás por intermedio del testimonio del `colaborador encubierto´ policial, Juan Francisco `el francés´ Viarnes, ofrecido al programa ADN de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la UNC.

El testimonio de Viarnes motivó al fiscal Senestrari a acelerar los pasos de la investigación, que ya estaba en marcha desde tiempo atrás.

Viarnes, en calidad de “arrepentido”, dio su testimonio ante las cámaras de televisión y manifestó que jefes policiales de la lucha contra la droga tenían vínculos con narcotraficantes, quienes pasarían información a cambio de ser retribuidos con parte de los estupefacientes secuestrados en operativos antidrogas.

Los efectivos policiales fueron licenciados a partir de la denuncia que tomó estado público, en tanto otro de los mencionados, el oficial principal Juan Alós, de 34 años, fue encontrado muerto con un balazo en la cabeza en el interior de su vehículo en las cercanías de Bosque Alegre, en la zona de Alta Gracia.

En el marco de la investigación que se abrió por lo sucedido con Alós, el fiscal provincial de Alta Grazia, Emilio Drazile, aseguró que se trataría de un suicidio.

Ahora, la Justicia Federal pide la acumulación de la causa abierta por lo ocurrido con Alós a la investigación en marcha por el supuesto vínculo de altos mandos policiales provinciales con el narcotráfico.

(Fuente: Télam)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *