martes , 18 de diciembre, 2018

Tensión dentro del SUOEM

Mientras la orden de Daniele es clara, empleados municipales denuncian amenazas por no acatar la medida de fuerza.

“No trabaja nadie. No me tiren la medida abajo”, fueron las palabras de Rubén Daniele,  secretario general del SUOEM, frente a la inminente creación del Ente de Servicios y Obras Públicas impulsado por el Ejecutivo municipal.

Hasta ahora la resistencia del gremio implicó varias jornadas donde los únicos afectados fueron los vecinos, quienes siendo rehenes del SUOEM hace semanas que se atrasan con tramites o simplemente enroscan con manifestaciones, asambleas y paros sorpresivos.

Pero, lo que descontaba el propio Daniele era la misma resistencia de los empleados municipales al plan de lucha del SUOEM.  Muchas de las dependencias municipales relacionadas a la salud o educación presentaron una significativa resistencia a la medida de fuerza pero con la autoritaria imposición gremial, los empleados se ven relegados y obligados a abandonar sus funciones laborales.

Si bien hoy en día la pelea es entre Daniele y el ejecutivo municipal, pronto nomás tendrá que responder por las agresiones de sus delegados.

Hugo Ledesma, empleado municipal del sector de la salud declaró haber sido amenazado  por delegados municipales al decidir no formar parte de la medida de fuerza y retomar su labor.

“Al no adherirme a la asamblea, al paro, porque estoy en total desacuerdo a esta medida salvaje  que se toma hacia la gente que necesita de la salud pública y de la educación (…) fui humillado y maltratado”, comentó el agredido.

Al respecto, el abogado del denunciante, Carlos Nayi, confirmó la medida contra tres delegados “que quisieron imponer desde la fuerza, desde la soberbia una modalidad delictiva”.

“El derecho a huelga está preservado constitucionalmente en la República Argentina”.

“Los empleados no son esclavos. El que quiere se adhiere y el que no tiene absoluto derecho a seguir trabajando, más aún en ámbitos elementales como lo es la salud”, concluyó el letrado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *