domingo , 15 de diciembre, 2019

Tatú: De chofer a potencial ganadero

Juan Francisco “Tatú” Alarcón, uno de los secretarios privados de la presidenta Cristina Fernández, pasó de chofer de Néstor Kirchner a potencial ganadero. El funcionario se convirtió en el dueño de Jacinto, un toro con el título de reservado gran campeón macho de Palermo 2012, por la pureza de su raza. Jacinto cumplió tres años en septiembre. Pesa 1.100 kilos y es un gran negocio. En 2012, su semen se vendió en cinco paquetes de cincuenta dosis cada uno. Está en la estancia Maracó Chico, en General Acha, La Pampa, que pertenece a la Cabaña Curacó SA.

En el video del remate de la cabaña Curacó, que puede verse en internet, el secretario de la Presidenta se muestra en varias ocasiones con los dueños y también cuando se presenta a Jacinto durante el remate de toros y vacas.

En la cabaña Curacó, uno de los encargados dijo a PERFIL que el toro está valuado entre los 100 mil y 150 mil pesos, y que fue “regalado” a Tatú cuando era un ternero por los dueños de la Cabaña. “Es un amigo de la familia”, agregó. “En los papeles sigue siendo de la cabaña porque no se hizo la transferencia en los papeles. El toro está produciendo y vendiendo semen en el centro genético de la cabaña”, dijo.

PERFIL consultó a un experto en remates de toros, quien aseguró que el valor informado por la cabaña es acertado. También dijo que cada donación de semen, dependiendo de la calidad del animal, puede valer entre 150 y 800 pesos.

Los dueños de la cabaña son los poderosos empresarios de la familia Trappa, más conocidos por sus amplios negocios en el transporte público. Son los propietarios de Vía Bariloche, empresa de micros de larga distancia beneficiada durante años con subsidios del Estado, ganaron la concesión del Cerro Catedral, tienen un acuerdo con Aerolíneas Argentinas para “fomentar el turismo” y están vinculados a varios hoteles patagónicos.

Patrimonio cero. Tatú comenzó al lado de los Kirchner en 2003, como chofer de Néstor. Era policía federal y creció en el Gobierno de la mano de Daniel Muñoz, secretario privado de Kirchner y acusado por el caso de los supuestos bolsos de dinero. Tatú presentó su primera declaración jurada en 2009, ya con el cargo de asesor presidencial. No reconoce propiedades ni bienes muebles.

Declaró que es sargento de la Policía Federal en licencia desde 2008. Al mismo tiempo que ingresó como secretario de la Presidenta, comenzó a figurar como “asesor” del Ministerio de Justicia. En ese cargo, dice que dedica cuarenta horas semanales, adicionales a su trabajo al lado de Cristina Kirchner.

Cuando asumió como secretario presidencial, tenía un patrimonio negativo de 10.070 pesos. Debía más de lo que tenía. Declaró deudas por 109.070 pesos con tres bancos distintos. Ese año cobró un sueldo anual de 169.548 pesos y declaró 99 mil pesos en su caja de ahorro. Origen de los fondos: créditos, afirmó. Dos años en la función pública fueron beneficiosos. Además de tener a Jacinto, pasó de tener más deudas que activos a tener 194.223 pesos en patrimonio. En su declaración de 2011, informó que sigue teniendo dos cargos: como asesor en Justicia y en Presidencia, y declaró ingresos anuales por más de 315 mil pesos. Seguía endeudado por más de 100 mil pesos, pero contaba con 296 mil pesos en el banco. Su esposa declaró un Honda modelo 2007 valuado en 80 mil pesos.

(Fuente: Perfil)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *