domingo , 20 de octubre, 2019

Szifron aludió a sus dichos en el programa de Mirta por los que fue denunciado

El famoso cineasta argentino, Damián Szifron aclaró cuales fueron sus intenciones sobre los dichos expresados en la mesa de Mirta Legrand al referirse a la relación existente entre la violencia y la desigualdad producto del sistema capitalista. Szifron fue denunciado por apología al delito por un dirigente del PRO.

Luego de que sus polémicas frases se hayan hecho eco en los diferentes medios por la trascendecia que tuvo mostrar una visión diferente a la que se tiene siempre sobre la pobreza y la violencia, Szifron tuvo que salir a aclarar a sus intenciones al decir esto ya que no faltaron las malas interpretaciones y los análisis fuera de contexto.

Ante esto, el cineasta escribió en su cuenta de facebook: En primer lugar, quisiera desmentir una frase que fue interpretada como un desmerecimiento a los albañiles en favor de los delincuentes. En la vorágine de la televisión, esa declaración llegó a transformarse en “Los albañiles son delincuentes”. Nunca dije eso, y lejos de mí está desmerecer a nadie. A quien recibió un mensaje distorsionado, le pido sinceras disculpas. Sostuve que, a mi criterio, la desigualdad es inherente al sistema que rige la vida de tantas personas en el mundo. Es estructural y necesaria, no casual. También afirmé que la delincuencia financiera y gubernamental contribuyen a aumentarla. Y que la inseguridad es fruto de esa desigualdad. Hay otros factores que la explican, por supuesto, pero para mí ése es el principal. Y también dije que “si yo hubiese nacido muy pobre, en condiciones infrahumanas, y no tuviese las necesidades básicas cubiertas, creo que sería delincuente, más que albañil”.

Más adelante, hizo hincapié en que “nadie nace ladrón” sino que es el contexto, la desigualdad de oportunidades y el consumismo como medio a la felicidad lo que determina el accionar de cada persona.

“A esta altura del partido, decir que la violencia social está relacionada con un contexto de desigualdad creciente es una obviedad. Pero que la expresión de un pensamiento haya suscitado una reacción tan virulenta por parte de algunos medios, resulta preocupante. Ya casi nadie cuestiona la cantidad de horas por día que muchos canales le dedican a la agresión y la frivolidad, pero cuando alguien utiliza ese espacio para brindar una opinión sincera, equivocada o no pero que sólo busca enriquecer un debate, la condena es inmediata: se toma un conjunto de ideas, se las despoja de su sentido original y se las reduce a una frase polémica que alimenta las confrontaciones del día o de la semana.

Agradezco a los periodistas que combatieron a quienes quitaron de contexto los conceptos vertidos sobre la mesa. Sobre todo a los que no estaban necesariamente de acuerdo con los conceptos, pero igualmente condenaron su distorsión.” finalizó Szifrón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *