domingo , 25 de agosto, 2019

Senestrari duda de la hipótesis del suicidio en el caso Alós

Escuchas telefónicas y la ropa del fallecido agente en la casa de un colega son los principales argumentos del fiscal para reclaman que se investigue la muerte en la causa de los narcopolicías. Una notebook que estaba en el auto del policía no logra ser ubicada.

El fiscal federal Enrique Senestrari reiteró sus dudas sobre la hipótesis del suicidio en el caso por la muerte del policía de Lucha contra el Narcotráfico, Juan Alós en el marco de la causa por graves irregularidades en el área, y reclamó que se investigue las causas de la muerte.

Los principales argumentos del fiscal para dudar del suicidio son escuchas telefónicas a otros involucrados en la causa de los narcopolicías que dudan de la muerte; la ropa del fallecido que apareció en el domicilio de otro agente preso; y la carta de Alós en la que menciona al propio Senestrari.

El fiscal advierte sobre la aparición de ropa de Alós en la casa de Mario Osorio, otro de los policías detenidos que tenía en su casa también una picana eléctrica y chalecos policiales que no le correspondía tener.

Además, según sostiene el fiscal federal, el hecho de Alós haya sido encontrado con el arma en su mano y que no se le haya caído puede resultar sospechoso, según creen algunos peritos, contra el criterio del forense de la Provincia que encontró normal ese cuadro.

Por otra parte, el día de la muerte de Alós, el fiscal provincial Emilio Drazile dijo rápidamente que se trataba de un suicidio y que se habían cuidado todos los detalles de la escena. Sin embargo, según Senestrari, habría desaparecido una notebook de Alós del auto.

“Dicen que han enviado copias de la causa pero han enviado copias muy parciales. No sabemos qué imágenes había en una cámara de fotos. Y no sabemos qué pasó con una notebook de Alós que consta en una primera acta y luego se intenta determinar qué pasó con ella”, explicó Senestrari.

“Se nota que tratan de tomar medidas para explicar qué pasó. Un policía dice que creía que eran dos pero era una, pero no dicen qué pasó con esa que estaba. Tampoco pudimos acceder a los teléfonos para saber con quiénes se comunicó”, afirmó a la vez que aseguró que se detectó una mancha de sangre en el baúl que no es compatible con la circunstancia en la que habría ocurrido el suicidio.

Por ahora, la causa es competencia de la Justicia provincial, bajo el argumento de que es un suicidio, pero Senestrari cree que será la Corte Suprema la que terminará definiendo quién investiga el hecho.

Alós murió el 9 de septiembre, pocos días después que se difundiera el informe de ADN sobre irregularidades en el área de Lucha contra el Narcotráfico de la Policía provincial.

(Fuente: La Voz del Interior)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *