sábado , 24 de agosto, 2019

Senador expuso 21 horas contra una ley de Obama

De esta forma, Ted Cruz intentó sin éxito retrasar la votación de la reforma sanitaria propuesta por el presidente estadounidense. “Hablaré hasta que no pueda más”, advirtió antes de su alocución.

El senador republicano, Ted Cruz, expuso durante 21 horas durante una sesión en la que se debatía una reforma sanitaria propuesta por el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, conocida popularmente como “Obamacare”.

Se trató de una inédita estrategia para intentar, sin éxito, hacer fracasar el debate.

“Hablaré hasta que no pueda más”, advirtió Cruz al iniciar su alocución que duró hasta la media mañana del miércoles.

Con zapatillas deportivas en vez de sus tradicionales botas, el legislador logró hablar de forma casi ininterrumpida casi un día.

El objetivo del senador tejano, uno de los miembros del movimiento Tea Party en el Partido Republicano, fue retrasar que el líder de la mayoría demócrata del Senado, Harry Reid, iniciara el proceso para votar en la Cámara alta la propuesta de ley ya aprobada la semana pasada en la Cámara de Representantes, que prevé proporcionar fondos suficientes al Estado -a punto de quedarse sin liquidez- para que pueda afrontar sus gastos al menos hasta el 15 de diciembre.

El problema radica en que la condición para ello incluida en la iniciativa es que se retiren los fondos federales a la ley sanitaria de Obama, algo que rechazan tajantemente los demócratas. Por ello, Reid ya ha anunciado que a su paso por el Senado se eliminará esa cláusula de la propuesta, que es lo que Cruz quería evitar.

Sin embargo, el esfuerzo de Cruz no fue suficiente ya que Reid ya había agendado para ayer la primera votación, y porque el republicano no contaba con el respaldo de la cúpula de su partido para bloquear el debate.

El conflicto no es la norma en sí, sino que de no lograr el Congreso aprobar un presupuesto, Estados Unidos deberá “cerrar el gobierno” porque se quedará sin fondos para pagar a sus funcionarios y servicios el 1 de octubre, algo de lo que la opinión pública podría acabar responsabilizando a los republicanos en vez de a Obama, como pretendía la oposición.

Cerrar el gobierno dañará nuestro producto interior bruto en decenas de miles de millones de dólares tal que así”, dijo chasqueando los dedos Reid. “Hemos perdido suficientemente el tiempo de los estadounidenses en los últimos meses. Empecemos a avanzar de una vez”, concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *