lunes , 23 de septiembre, 2019

Según su abogado, Mubarak no está clínicamente muerto

Hay confusión en torno al estado de salud del ex hombre fuerte de Egipto, después de que la agencia estatal y la televisión pública egipcias anunciaran que estaba “clínicamente muerto”.
Fuentes médicas, citadas por la agencia EFE, afirman que está en estado de coma.
Mubarak, que tiene 84 años, sufrió una trombosis cerebral seguida de una parada cardíaca, en la prisión cairota de Tora, donde ingresó el 2 de junio tras ser condenado a cadena perpetua por la muerte de manifestantes el año pasado.
Desde la prisión fue trasladado al hospital militar Maadi, en el sureste de la capital, frente al que se han congregado varias decenas de partidarios del hombre que dirigió Egipto durante tres décadas.
Pero lo cierto es que los egipcios tiene ahora otros problemas y preocupaciones, y la vida o la muerte de Mubarak no parece ser una de ellas.
La salud del expresidente egipcio comenzó a deteriorarse desde que fue interrogado por primera vez, en abril de 2011. Entonces sufrió un ataque cardiaco. Hoy el faraón derrocado podría estar entre la vida y la muerte.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *