viernes , 19 de julio, 2019

Seguirán las asambleas de UTA

Luego de no llegar a un acuerdo ayer en el Ministerio de Trabajo, desde la Unión Tranviarios Automotor (UTA) volvieron a realizar asambleas en las empresas Ciudad de Córdoba, Tamse y Coniferal.
Por segundo día consecutivo, la UTA realizó ayer jueves asambleas informativas en distintas líneas del servicio urbano de transporte de la ciudad de Córdoba. Las asambleas afectaron el servicio en seis líneas: A6 y E1, de Ciudad de Córdoba; N1 y N5, de Coniferal; R1 y R2, de Tamse.
Adrián Lentini, vocero de UTA Córdoba, precisó que “la modalidad de las medidas que estamos llevando adelante van a ser similares a las de ayer”. El horario de las asambleas transcurrió de 9 a 12, aunque sin inconvenientes durante el horario de la tarde.
El conflicto se produce porque existen diferencias sobre el porcentaje a nivel local que debe abonarse de la paritaria cerrada en el orden nacional y porque la delegación Córdoba reclama el pago de una deuda acarreada desde el año pasado por $400.

Tensión con pasajeros

Los frecuentes paros y asambleas, aumentos de boleto, tickeadoras que cobran doble pasaje y frecuencias interminables se suman, en muchas ocasiones, a los malos tratos recibidos por parte de los choferes, según denuncian algunos pasajeros frecuentes.

Este es el caso, de un hecho que ocurrió ayer martes a las 19, en inmediaciones de Ciudad Universitaria a bordo de una unidad de la línea A central de la empresa Ciudad de Córdoba. Usuarios a bordo de la unidad, aseguran que el chofer de turno, decidió no frenar en una parada que se encontraba sobre la calle Valparaiso donde un joven vestido de traje realizaba señas para abordar el colectivo.

Al ver que la unidad no paró, el joven comenzó a correrlo pidiendo que parara ya que no podía llegar tarde al trabajo. Según los testigos, el colectivo se encontraba con poca gente a bordo por lo que les pareció inexplicable la situación.

El chofer no sólo no paró ni le abrió las puertas sino que decidió seguir su marcha, incluso cuando el joven decidió colgarse de la puerta mientras el colectivo se encontraba en movimiento. El colectivo siguió su marcha durante aproximadamente seis cuadras, con el muchacho colgado y golpeando la puerta diciendo a los gritos que le abra y los pasajeros también a los gritos ordenando al chofer que se detuviera.

Finalmente el chofer frenó y cuando le abrió al joven, sólo atinó a decir que venía otro colectivo detrás de él para que lo abordase, el joven muy enojado lo desmintió al igual que muchos testigos del lugar.

Lo grave de la situación es si este pasajero hubiese caído con el colectivo en marcha mientras era llevado colgado o si la discusión hubiese pasado a mayores, como ocurrió ya en muchos casos en la ciudad de Córdoba.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *