jueves , 22 de agosto, 2019
Schiaretti_Senado

Schiaretti y otros 15 gobernadores manifestaron su respaldo al pago de deuda a los buitres

Fue en un encuentro en el Senado que continuará hoy a partir de las 10 con la presencia de directivos de cámaras empresariales, sindicalistas y economistas. El gobernador cordobés aprovechó para renovar los reclamos que la Provincia arrastra desde el período kirchnerista.

El oficialismo consiguió ayer un amplio respaldo de parte de 16 gobernadores a la propuesta que deroga las leyes Cerrojo y de Pago Soberano y autoriza a la emisión de deuda por 12.500 millones de dólares para cerrar el litigio con los fondos buitre, en un plenario de comisiones del Senado.

De los 19 mandatarios que expusieron en el marco de un plenario de las comisiones de Presupuesto y Economía de la Cámara baja, sólo los gobernadores de San Luis, Alberto Rodríguez Saá, y de Santa Cruz, Alicia Kirchner -que no asistió a la reunión pero envió a su vicegobernador Pablo González- se pronunciaron en contra, en tanto que la catamarqueña Lucía Corpacci condicionó el apoyo de su provincia a que el gobierno dé “garantías” de que los bonistas que quedaron afuera del canje no realicen nuevos reclamos y a fijar un control para que el endeudamiento sea destinado “a obras”.

La reunión de hoy es una continuidad de la iniciada el miércoles con la presencia del ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat Gay, y que continuará hoy, el lunes y el próximo martes, con la exposición de economistas, sindicalistas y empresarios.

El objetivo del macrismo es emitir dictamen el martes y aprobar la iniciativa en el recinto en la sesión del 30 de marzo.

Entre las voces positivas al acuerdo se anotaron los mandatarios de Mendoza, Tierra del Fuego, Misiones, Entre Ríos, Neuquén, Río Negro, San Juan, La Rioja, Chaco, Catamarca, Jujuy, Chubut, Córdoba, Salta y Buenos Aires y el jefe de gobierno porteño.

El apoyo de los gobernadores podría constituir un adelanto de lo que ocurrirá en la votación del 30 de marzo próximo, ya que todos ellos instruyeron a los senadores de sus respectivas provincias a respaldar la iniciativa, observaron fuentes parlamentarias.

El primero en exponer ante el plenario, presidido por el senador nacional del Frente para la Victoria Juan Manuel Abal Medina, fue el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo (UCR), quien consideró “indispensable darle aval al Gobierno para emitir nueva deuda que cancele la vieja” y advirtió: “Para no tener que hacer un ajuste furioso tenemos que hacerlo con endeudamiento y ese endeudamiento debe ser internacional”.

El gobernador de Córdoba Juan Schiaretti juzgó que “el planteo del gobierno fue el mejor que se podía hacer” para poner fin al litigio, que le “impide (al país) el acceso al mercado internacional y a tasas baratas” en futuros créditos.

Además, el mandatario provincial consideró que es “un tema pendiente” el tratamiento de la ley de Coparticipación; planteó negociar el 15% que las provincias cedieron a la Nación cuando existían las AFJP; solicitó compensar a las provincias que no transfirieron la Caja y propuso avanzar en mejorar la distribución de los fondos entre Nación y las provincias.

 “Precisamos los recursos para poder aplicar políticas graduales de reducción del déficit y de la inflación sin que haya costo social. Y me parece que este es el desafío”, aseguró.

En la misma sintonía, el salteño Juan Manuel Urtubey declaró un rotundo respaldo al proyecto: lo consideró “una herramienta idónea” para la Nación, relativizó las posibilidades de que el país deba enfrentar nuevos litigios tras el pago a los fondos buitre y dio libertad de acción a los legisladores de su provincia.

El chubutense Mario Das Neves (Chubut Somos Todos-PJ) definió “necesaria” la iniciativa y recomendó “no demonizar las deudas”, en tanto que el mandatario santafesino Miguel Lifschitz y su par de jujeño Gerardo Morales también sumaron su apoyo, con el argumento de que el país podrá “ingresar a los espacios de financiamiento internacional”.

Los mandatarios más cercanos a Macri, el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, defendieron la propuesta oficial y expresaron sus expectativas en que se cierre el acuerdo porque, de no aprobarse, resultará “mucho más caro” para el país, no sólo en términos financieros sino en cuanto a la “producción y a la resolución de los problemas”.

Desde la vereda contraria, el puntano Alberto Rodríguez Saá manifestó su convicción de que la decisión del gobierno “es un tremendo error” y graficó: “Mucho mejor que salir corriendo a endeudarse es sentarnos a solucionar el problema de la pobreza de los argentinos”.

No decimos que no haya que acordar, decimos que se puede mejorar este acuerdo, hay circunstancias del acuerdo que nos generan muchísima preocupación”, declaró en la misma línea el vicegobernador de Santa Cruz, Pablo Gonzalez (FpV), quien adelantó así su rechazo a la iniciativa.

En una posición expectante se mostró la gobernadora de Catamarca, Lucía Corpacci (PJ-FPV), quien se diferenció del resto de sus pares y condicionó el apoyo de su provincia a que el gobierno nacional dé “garantía” de que los bonistas que quedaron afuera del canje no se presenten a reclamar una vez sellado el acuerdo y a un compromiso estatal para controlar que el endeudamiento sea destinado “a obras”.

En la lista de apoyos estuvieron también el gobernador de Misiones, Hugo Passalacqua (Frente Renovador de la Concordia Social), quien pidió “apoyar la negociación del gobierno nacional” y su par de Tierra del Fuego, Roxana Bertone (Frente para la Victoria-PJ), quien juzgó “imperioso tener acceso al crédito” para las provincias.

“Lo que no se puede hacer es dejar de cumplir; hay que encontrar los acuerdos que sean necesarios; quizás este proyecto no contenga todas las soluciones”, opinó a su turno el entrerriano Gustavo Bordet (FpV), aunque entendió que “sería mucho peor dejar que esto se prolongue y se postergue en el tiempo”.

De igual manera, para el gobernador de Neuquén, Omar Gutierrez (Movimiento Popular Neuquino), el plan del gobierno apunta a “recuperar el crecimiento y el progreso para los argentinos”, y para el rionegrino Alberto Weretilnek (Frente Grande) “es imprescindible que se apruebe” porque “este es el momento de resolver la deuda argentina”.

Por su parte, el gobernador riojano, Sergio Casas (FpV), juzgó necesario “apoyar la gobernabilidad” y enfatizó: “Hay que darle las herramientas necesarias a quienes ganan”, ya que “como decía el general (Juan) Perón “las deudas hay que honrarlas con el pago” y se deben “dejar de lado las diferencias”.

Por último, tanto Domingo Peppo (Partido Justicialista), gobernador de Chaco, como el mandatario de San Juan, Sergio Uñac (FPV-PJ), expresaron su apoyo a la iniciativa con el argumento común de que el “crédito es fundamental para el crecimiento”.

(Fuente: Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *