miércoles , 16 de octubre, 2019

Sin acuerdo, los empresarios se retiraron de Trabajo

Desde la Cámara de Empresarios de Larga Distancia anunciaron que la huelga “continúa”. El Gobierno denunció un “doble juego” del sindicato. La CNRT sancionó a 130 firmas y estudian la caducidad de las licencias. Pasajeros cortan la avenida Antártida Argentina.

Los representantes de la Cámara de Empresarios de Larga Distancia se retiraron de la reunión con la UTA en el ministerio de Trabajo sin haber logrado llegar a un acuerdo por el conflicto que ya cumplió cinco días de paro de colectivos de larga distancia.

Cerca de las 10 de la mañana, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, recibió a las partes en un encuentro del que también participaron el titular de la Secretaría de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos, y su segundo, Edgardo Colombini.

Pasadas las 15, Mario Verdaguer, de la Cámara de Empresarios de Larga Distancia, confirmó que “el paro sigue” y que las negociaciones no llegaron a buen puerto. “Pedimos un auxilio económico, sea subsidios o de la manera que sea“, señaló el empresario.

Verdaguer se quejó de los subsidios al transporte aéreo y advirtió que de continuar los mismos podrían “prescindir de entre 5 y 6 mil trabajadores”.

“Uno no termina de entender cómo es posible que la UTA no haya levantado la medida cuando se les otorgó los salarios que ellos peticionaban“, señaló el titular de la cartera laboral, en diálogo con radio Vorterix, antes de ingresar a la reunión.

En ese sentido, el funcionario del gobierno nacional cuestionó la supuesta preocupación del gremio por los costos que deben afrontar las empresas por la falta de subsidios a los pasajes. “Si están tan preocupados por la situación del sector, hubiera sido interesante que hubieran buscado otros niveles de acuerdo salarial, en vez de exigir el mismo acuerdo que los otros sectores”, apuntó.

Se terminó el tiempo de los subsidios“, indicó luego Tomada, en diálogo con Radio 10.

Pese a que el sábado el gobierno dispuso un aumento del 23 por ciento desde el 1 de abril hasta fines de diciembre, los afiliados a la UTA mantienen la huelga -que este lunes cumplirá su quinto día- debido a que los empresarios señalan que será de “imposible cumplimiento” la resolución firmada por las carteras de Trabajo y del Interior y Transporte.

En ese contexto, el gobierno nacional instó a la UTA y a los empresarios a normalizar el servicio de colectivos de larga distancia tras disponer el incremento salarial y advirtió a las cámaras empresarias que “no se aceptarán extorsiones para volver al viejo sistema de subsidios”.

No quiero pensar que hay complicidad entre empresarios y algunos dirigentes sindicales para volver al sistema de subsidios”, expresó el ministro de Interior y Transporte, Florencio Randazzo y reprochó que “siga el paro de la UTA si el Ministerio de Trabajo y del Interior resolvieron ayer un aumento salarial del 23 por ciento”.

El funcionario manifestó en declaraciones a C5N que “la pregunta es por qué la UTA sigue de paro cuando ya le dieron lo reclamado; no quiero pensar que existe complicidad entre empresarios y sindicalistas, que pretenden tomar de rehenes a miles de pasajeros y sus familias para volver a las políticas de subsidios”.

Para el titular de la UTA, Roberto Fernández, “no se puede pretender que el empresario pierda plata” y agregó que “no estoy contra el gobierno, pero al empresario lo defiendo porque me da trabajo”.

“Las partes tienen que sentarse a conversar porque se debe saber el costo que tienen los empresarios para conocer si ganan o pierden”, acotó el gremialista, quien opinó que una posibilidad sería “bajar impuestos para la compra de las gomas, que son importadas y valen muy caras” y que el Estado “asuma el 50 por ciento del costo de los pasajes para discapacitados”.

En este contexto, la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT) conducida por Ariel Franetovich, por encargo del ministerio de Interior y Transporte, sancionó a las empresas en el paro realizado por la UTA.

Desde la Gerencia de Fiscalización de la CNRT se informó que 130 empresas fueron sancionadas (228 actas de infracción) por incumplimiento de servicios y cerrar sus boleterías.

Interpretamos que hay un lock out patronal, que dejó de ser un paro desde el mismo momento que el viernes se decretó el 23% de aumento desde el ministerio de Trabajo”, dijo Franetovich.

El interventor de la CNRT añadió que “las sanciones tienen que ser las más duras” para poner fin a la “actitud de los empresarios que no toman conciencia de lo que es un servicio público“.

Incluso, el funcionario señaló a radio La Red que “estamos haciendo todas las constataciones para proponer la caducidad de los permisos”, aunque admitió que no es un proceso fácil “porque hacerlo sería arrancar de cero. Habría que iniciar todo un proceso adjudicatario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *