jueves , 21 de noviembre, 2019

Rusia: Putin festejó el amplio triunfo electoral y la oposición denunció irregularidades

Vladimir Putin se coronó ganador de las elecciones presidenciales de Rusia y festejó ante decenas de miles de partidarios, pero observadores internacionales y opositores denunciaron un amplio fraude y ya se convocaron protestas para este lunes en Moscú.
En un masivo acto frente al Kremlin, Putin, el hombre más poderoso de Rusia en la última década, dijo a la multitud que gracias a su voto logró frustrar planes de sus rivales de destruir el país y usurpar el poder, un tema recurrente en el discurso del ex primer ministro desde una reciente ola de protestas.
“¡Prometí que ganaríamos y ganamos!. Ganamos en una competencia abierta y honesta”, señaló Putin con gritos y entre lágrimas, y las decenas de miles de personas respondieron con vítores y cantos de apoyo.
El premier y ya dos veces presidente dijo que la votación reflejó que la mayoría de los rusos rechaza las “provocaciones políticas” de sus adversarios y sus intenciones de “destruir el Estado ruso y usurpar el poder”.
Escrutado el 60% de los votos, Putin se imponía ampliamente con el 65% de los sufragios, lo que le permitirá al hombre fuerte de Rusia volver a ocupar a partir de mayo el cargo más alto del Kremlin, como lo hiciera entre 2000 y 2008.
En regiones de extremo este de Rusia y en Siberia, resultados ya definitivos confirmaban esa tendencia del recuento oficial del resto del país.
De acuerdo con el recuento por parte de la Comisión Electoral, detrás de Putin se ubica el líder del Partido Comunista, Gennady Zyuganov, con el 17,3% de los votos, informó la agencia de noticias DPA.
El ultranacionalista Vladimir Shirinovski y el multimillonario Mijail Projorov recibieron en torno al 7%, mientras que el izquierdista conservador Serguei Mironov apenas logró un apoyo del 4 por ciento.
La participación electoral se ubicó en torno al 64% del padrón.
Los comicios se desarrollaron en medio de numerosas acusaciones de fraude por parte de partidos opositores y organizaciones independientes.
La oposición convocó para este lunes a una protesta en el centro de Moscú.
“Estas elecciones no son libres, por eso es que tendremos protestas este lunes. No reconocemos al presidente como legítimo”, dijo Mijail Kasyanov, quien fue primer ministro de Putin antes de pasarse a la oposición.
El comunista Zyuganov, segundo candidato con más apoyo según los recuentos, sostuvo que la votación “no fue ni limpia ni justa” y se negó a felicitar a Putin.
El premio Nobel de la Paz y último líder soviético, Mijail Gorbachov, exigió una reforma del sistema electoral.
“Hay grandes dudas de que esto refleje la verdadera opinión pública en la sociedad”, fue citado Gorbachov por la agencia de noticias rusa Interfax.
El antecedente de ese recelo son las elecciones legislativas del 4 de diciembre último en las que triunfó el oficialismo y que la oposición calificó de fraudulentas, lo que provocó masivas manifestaciones anti-Putin, el verdadero “patrón” de Rusia Unida.
Moscú, San Petersburgo, Vladivostok, Mumansk y Kazan, fueron la punta de lanza de las marchas más importantes que se recuerdan en los últimos 25 años en Rusia, una chispa que prendió en todo el país con movilizaciones generalizadas.
Aunque la votación trascurrió con relativa tranquilidad, desde temprano se multiplicaron las denuncias de incumplimientos de la ley y abusos cometidos por los responsables de diversos colegios electorales, sobre todo en la provincia de Oriol, y en Moscú, según reclamaron representantes del Partido Comunista.
Paralelamente a las elecciones presidenciales en toda Rusia, los moscovitas fueron citados a las urnas para cubrir 1.560 puestos de concejales, cargos que se disputan entre más de 4.000 pretendientes, de los cuales un 60% son candidatos independientes.
La Comisión Electoral Central en Moscú habló de una mayor participación que en las elecciones de 2008.
Observadores independientes, que ya presentaron numerosas demandas antes de la votación, este domingo lamentaron de nuevo las miles de irregularidades.
El Ministerio del Interior rechazó estas reclamaciones y señaló que aparte de pequeños e insignificativos intentos de manipulación, la jornada electoral está funcionando “sin problemas”, informó la agencia de noticias Europa Press.
La organización independiente de observadores electorales, Golos, el partido opositor Jakoblo y la nueva Liga de Electores, no obstante, encontraron “las mismas irregularidades” que las cometidas en las cuestionadas elecciones legislativas de diciembre pasado.
Durante el discurso de victoria, Putin estuvo acompañado en la tribuna por el presidente Dmitri Medvedev, quien dijo que el triunfo de su mentor político es “necesario para todo el país”.
Medvedev renunció a presentarse a la reelección con el argumento de que Putin contaba con más popularidad.
Este domingo, la policía aumentó sensiblemente la seguridad en el centro de Moscú en previsión de las concentraciones de simpatizantes y detractores del ex primer ministro Putin.
Junto al despliegue policial se impusieron restricciones de estacionamiento mientras los principales escenarios de las manifestaciones ya se encuentran vallados.
El candidato comunista, Zyuganov, pidió calma a la población.
“Van a tener lugar muchas acciones callejeras y ya se han presentado muchas peticiones para realizar concentraciones pero pido a todos que se contengan y cumplan con la ley”, declaró en comentarios a la agencia oficial de noticias rusa, RIA Novosti.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *