viernes , 14 de diciembre, 2018

Rechazan la apelación de Suárez tras ser condenado por coacción

El TSJ confirmó la sentencia al ex jefe de la Policía, a dos años y dos meses, por coaccionar al periodista Dante Leguizamón. “Me voy a encargar de vos”, había amedrentado.

El Tribunal Superior de Justicia rechazó ayer la apelación del ex jefe de la Policía de Córdoba, Julio César Suárez, tras la condena por coacción al periodista Dante Leguizamón.

Tras conocerse el fallo, el trabajador de prensa destacó el valor simbólico de este fallo en un contexto donde el Gobierno nacional, mediante decreto, habilita las condiciones para el “gatillo fácil”.

Tras el fallo, del Tribunal de la Cámara 4ª del Crimen que le impuso a Suárez en marzo de este año, una pena de dos años y dos meses de prisión e inahibilitación especial por el tiempo que dure la condena por el delito de coacción, el ex jefe policial había realizado una casación ante el Tribunal Superior de Justicia de Córdoba.

Durante esta jornada, la Justicia de Córdoba determinó que “no tiene razón el pedido de apelación y confirmó la sentencia en su contra”, explicó Leguizamón.

Ante la situación Suárez, podrá presentar en el plazo de 15 días otra apelación ante la Corte Suprema de la Nación, para ver si aceptan o no el reclamo.

“El TSJ confirma al pie de la letra lo que nosotros dijimos, que el contexto en el cual él dijo la frase ‘Me voy a encargar de vos’, en repetida oportunidades, ingresando incluso a los SRT, se encuadra en una coacción que es más grave que una amenaza. Con lo cual queda confirmada la sentencia en primera instancia”, relató el periodista.

Leguizamón explicó que Suárez al ser condenado con prisión en suspenso “nunca va a ir a prisión a no ser que avance la causa por el robo de armas o alguna causa que lo tenga involucrado a él y también lo complique”. En ese caso teniendo esta condena, la situación se le podría complicar.

Un valor simbólico contra el “gatillo fácil”.

Para el conductor radial, no es menor que el dictamen de la Justicia se de ahora, justamente en el contexto del decreto impulsado por la ministra de Seguridad Patricia Bullrich para “habilitar a la Policía a que dispare por la espalda”.

“En la condena por la muerte de Güere quedó determinado que la amenaza en mi contra se enmarcaba en el intento de Suárez por encubrir el homicidio, un crimen que fue hecho en las características que ahora habilita el decreto de Bullrich”, relató Leguizamón.

La Justicia de Córdoba determinó que la coacción tenía que ver con que el periodista no siguiera haciendo público que al joven de barrio Los Cortaderos lo habían matado por la espalda “en un episodio de gatillo fácil”.

Para el periodista esta sentencia de algún modo, es una señal de la Justicia de Córdoba que dice que pese al decreto que haya, hay una ley que dice que no se puede disparar a alguien por la espalda. “Ahí está lo que hace que esto tenga un peso simbólico”.

Para Leguizamón, por más “fantochada” que quiera hacer el Gobierno nacional con Patricia Bullrich o con quien sea, habilitando a las fuerzas de seguridad para este tipo de situaciones, “el fallo de Güere y esta sentencia a mi favor, muestran que hay una ley que está por encima de los deseos de quien ocupe el poder y lo que quiera habilitar”.

El periodista también indicó que “esto es peligroso para la sociedad, porque la Policía puede sentir que está habilitada para dispararle a cualquiera por la espalda. Pero a la larga, no se va a juzgar por el decreto sino por la ley. Y la ley dice que no pueden hacer lo que el decreto habilita”.

“Ahora si sale un policía haciéndose el loquito, pensando que puede disparar por la espalda, al final se va a tener que someter igual que Chocobar a lo que dice la ley”, explica Leguizamón y cierra: “Y la ley lo condena, como a los asesinos de Güere y a Suárez por intentar encubrir el homicidio”.

El Alto Cuerpo consideró que el imputado “no escatimó en utilizar la autoridad pública que se le había conferido (…) para confrontar con aquellos que no correspondían con sus intereses u opiniones personales”.

“Las expresiones vertidas de naturaleza coactiva no implicaron, únicamente, un exabrupto por parte del sindicado sino la comisión de un ilícito penal que (…) involucró una clara afectación de la libertad de expresión”, agregó el TSJ.

De esta manera, el TSJ consideró que las pruebas reunidas en la causa permiten inferir –con certeza- que Julio César Suárez le manifestó en dos oportunidades a Dante Leguizamón la siguiente frase: “si vos no venís, yo me voy a encargar de vos”.

“La locución ‘me voy a encargar de vos’ patentizó el anuncio a la víctima de un daño potencial, en cuanto es innegable que fue utilizada en un sentido amenazante pues provino del máximo jefe de policía en ejercicio de sus funciones”, esgrimió el TSJ.

(Fuente: La Nueva Mañana)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *