domingo , 22 de septiembre, 2019

Rajoy dijo que sus reformas “evitaron una intervención” por parte de la Unión Europea

El mandatario aseguró que las ayudas europeas a la banca española son un logro de su Ejecutivo, que evitó con sus reformas una intervención del país, y una apuesta de Europa a favor del euro.

“Ganó el futuro del euro y la credibilidad del euro y la posibilidad de que vuelva a fluir el crédito”, manifestó Rajoy en conferencia de prensa en el Palacio de La Moncloa, 17 horas después del anuncio de que su gobierno acudirá a la eurozona en busca de ayuda para el sistema financiero.

“A mí nadie me ha presionado, el que he presionado he sido yo, que quería una línea de crédito para resolver un problema que existe en la banca”, argumentó Rajoy, en un intento por equiparar la asimétrica correlación de fuerzas entre la cuarta economía europea (España) y la primera (Alemania).

Con este discurso el jefe del Ejecutivo no sólo negó las fuertes presiones de los últimos días por parte de Bruselas y Alemania para que solicitara un rescate, sino que intentó presentar estas ayudas como una decisión soberana que era resistida por la autoridades europeas.

El gobierno español anunció ayer que accedía a solicitar un rescate para recapitalizar a la banca, pero subrayó que el costo de las ayudas no implicará nuevos sacrificios para la sociedad española, como exigía Bruselas.

La decisión, que convierte a España en el cuarto socio europeo en ser rescatado detrás de Grecia, Irlanda y Portugal, fue oficializada por el ministro de Economía, Luis de Guindos, tras una videoconferencia con el Eurogrupo, en la que se analizó la situación de riesgo en la que se encuentra la banca española.

A diferencia de los países rescatados previamente, tanto Madrid como Bruselas subrayaron que la ayuda será inyectada directamente en la banca.

Debido a ello, sostienen, las condiciones impuestas al Estado, garante del préstamo ante la UE, estarán circunscriptas al sistema financiero y no serán de carácter macroeconómico.

En su primera comparecencia ante la prensa tras la solicitud de las ayudas Rajoy evitó a toda costa hablar de “rescate”, igual que sus ministros, y presentó la decisión como un éxito de gobierno y no como un fracaso.

“Conseguir un crédito de 100.000 millones no es fácil”, indicó el presidente, al referirse a los fondos negociados con el Eurogrupo, que representan el mayor rescate en lo que se refiere solo al sistema financiero de la historia de la UE, según la prensa española.

“Si no hubiéramos hecho en estos cinco meses las reformas que hemos hecho, hubieran intervenido el Reino de España”, añadió Rajoy, quien desde que llegó al poder en diciembre acometió el mayor ajuste de la democracia y emprendió reformas profundas del mercado laboral y financiero, en línea con las recetas neoliberales del Fondo Monetario Internacional (FMI) sin obtener resultados positivos.

La economía recayó en una recesión y el desempleo escaló en el primer trimestre del año hasta el 24,4% de la población activa, es decir, 5,2 millones de personas, mientras el crédito sigue sin fluir a las empresas y familias, cada vez más ahogadas y con menos posibilidades de afrontar sus deudas corrientes e hipotecarias.

El jefe del Ejecutivo reiteró en varias ocasiones que “no hay condicionalidad” en las ayudas europeas, rechazando así que su gobierno deba acometer nuevos planes de ajuste que puedan comprometer el futuro crecimiento.

Hace solo unos días, el presidente del gobierno español negó que España necesitara un rescate y sus ministros mantuvieron la misma posición, incluso hasta horas previas al anuncio.

Pero todas las fuerzas políticas opositoras, salvo los nacionalistas catalanes aliados al gobierno, coincidieron hoy en que España fue “rescatada” o “intervenida”, por lo que piden a Rajoy transparencia sobre una cuestión tan delicada para el futuro del país.

“El rescate es una mala noticia para España porque deteriora la imagen de nuestro país”, dijo el secretario general del Partido Socialista (PSOE), Alfredo Pérez Rubalcaba, quien igualmente afirmó que su partido “no va a echar gasolina al incendio”.

“El gobierno pretende hacernos creer que nos ha tocado la lotería, que han venido los Reyes Magos, y eso no es así”, añadió Rubalcaba, la tiempo que advirtió que se opondrá a los recortes que deriven del rescate, “si es que se producen”.

La idea inicial del Ejecutivo era que los bancos recibiera directamente los fondos europeos sin la intervención del Estado, para que no hubiera condicionamientos macroeconómicos, pero la legislación comunitaria no lo permite y Alemania se oponía a ello.

Una opción era modificar la ley, pero llevaría demasiado tiempo, de ahí a que Alemania aceptara finalmente apoyar un rescate limitado al sistema financiero, que España presenta como un “crédito” y no rescate, cuyas condiciones aún no están del todo claras en el papel.

En ese sentido, Rajoy remarcó hoy que las ayudas europeas “no afectan en absoluto al déficit público”, una declaración que se contradice con lo que dijo ayer su ministro de Economía, Luis de Guindos.

El líder de Izquierda Unida (IU), Cayo Lara, en cambio, remarcó hoy que “el rescate es crédito que se da al gobierno y genera deuda pública del Estado y déficit porque hay que pagar los intereses, y aún no sabemos a qué tipo de interés se hace este préstamo”.

Es por eso que Lara exigió al presidente que explique “por qué decidido que sean los ciudadanos los que paguen el agujero financiero de la banca causado por la estafa inmobiliaria”.

Mientras la creciente deuda española ensombrece las perspectivas económicas, el Eurogrupo dejó claro que vigilará el cumplimiento de los compromisos respecto a la reducción del déficit y a las reformas y ajustes “necesarios” para conseguirlo.

No está claro aún si la ayuda europea saldrá del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera (FEEF) o del nuevo Mecanismo de Estabilidad Financiera (MEDE), que entrará en vigor el 1 de julio, pero en cualquier caso ambos tratados exigen el cumplimiento del pacto de Estabilidad y criterios de equilibrio macroeconómicos.

“No hay tal crédito blando a cambio de nada, sino un crédito en condiciones duras que va a repercutir en el déficit y en la deuda del país y, en consecuencia, en recortes de todo tipo, también en materia empresarial y laboral”, advirtió el diputado de IU Gaspar Llamazares.

Lo mismo opina el líder del sindicato Comisiones Obreras (CC.OO), Ignacio Fernández Toxo, que en declaraciones a la emisora Cadena Ser dijo que el acuerdo del rescate es una “trampa”, porque “no solo va a afectar al sistema financiero sino también al conjunto de las cifras macros de nuestro país”.

Rajoy tiene previsto comparecer en el Congreso de los Diputados tras el Consejo Europeo del 28 y 29 de junio.

España debe afrontar mañana la reacción de los mercados, que según los analistas, ya daban por descontado el rescate en los últimos días.

Rajoy cree que la situación “se ha resuelto”, de ahí que no canceló su agencia y viajará a la ciudad polaca de Gdansk para asistir al primer partido de la selección española en la Eurocopa ante Italia.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *