viernes , 18 de octubre, 2019

Problemas históricos en la planta de Bajo Grande

Trabajadores de la planta de tratamiento de líquidos cloacales de Bajo Grande permanecen en estado de alerta en reclamo por mayor inversión de parte del Ejecutivo municipal.
La Estación Depuradora de Aguas Residuales (Edar) de Bajo Grande es la responsable de tratar los líquidos cloacales que se generan en la ciudad de Córdoba. Actualmente, la planta se encuentra funcionando a media máquina luego que ocho bombas que extraen los barros para que sean procesados en los digestores quedaran fuera de servicio.
Según indicaron, la falta de insumos los obliga a volcar líquidos sin tratar al río Suquía, lo que pone en riesgo la salud de los cordobeses.
La semana pasada se rompió la última de las ocho bombas que se habían colocado en los nuevos digestores construidos en la ampliación de la planta, que se finalizó en 2011 con financiamiento de la Nación.
Ayer, los trabajadores se reunieron en asamblea y decidieron declarar el “estado de alerta” de los empleados de la planta hasta tener una respuesta por parte de la Municipalidad de Córdoba.
“Hoy estamos con una deficiencia. Venimos bregando por que le pongan un poco de empeño por parte del Ejecutivo pero no tenemos respuestas (…) Ayer realizamos una asamblea y nos declaramos en estado de alerta. Desde el Ejecutivo nos han pedido un plazo hasta el martes para tratar de dar solución a los problemas de inmediata prioridad”, afirmó Roberto Gaitán, delegado de los trabajadores.
Según indicó Gaitán, las falencias en la planta son: “Las playas de secado, unas bombas que nos tienen que reparar, y faltante de insumos y repuestos”.
“Al no estar al 100% Bajo Grande, se produce un mal tratamiento de los líquidos ingresantes y de los barros, y esto afluye sobre las aguas del río y las napas de agua”, acusó preocupado a Radio Universidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *