viernes , 14 de diciembre, 2018

Por falta de quórum, fracasó la sesión especial por el desafuero contra Cristina

Sólo bajaron al recinto los senadores de Cambiemos, la neuquina Lucila Crexell y el santafesino Carlos Reutemann.

Sin quórum en el Senado, fracasó la sesión especial para tratar el pedido de desafuero de la senadora Cristina Fernández de Kirchner, al no asistir a sus bancas los legisladores del PJ y la oposición y no poder reunir el quórum necesario para sesionar, de 37 legisladores presentes.

Se trata del pedido elevado a la Cámara alta por el juez federal Claudio Bonadio en el marco de la causa por presunto encubrimiento del atentado a la Amia a través del Memorándum de Entendimiento con Irán.

A la hora de la sesión en sus bancas solo estuvieron sentados los senadores Cambiemos, la neuquina Lucila Crexell y el santafesino Carlos Reutemann.

La sesión había sido citada para las 16 y siendo las 16.30, solo había 26 presentes en el recinto, por lo que el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo, levantó la sesión y abrió las expresiones en minoría.

“El hecho de que un imputado sea senador o imputado no impide que el juicio siga (…) El tema del tratado con Irán fue muy grave. Los legisladores no tenemos que opinar sobre lo que tienen que opinar los jueces. No queremos que se utilice como defensa que la persecución es política y no jurídica. Nosotros somos políticos, no perseguimos a nadie”, aseguró el legislador a los medios.

Minutos antes de que se lleve adelante la sesión, una amenaza de bomba llevó a que personal

policial desaloje el edificio anexo del Congreso.

Según informó C5N, se encontró un artefacto en el baño del edifico, por lo que Policía Federal realizó inspecciones.

Pero fue el propio senador Pinedo el que desmintió que esa amenaza, junto a otras tres que ocurrieron en la embajada de Estados Unidos, otra en el Hospital Álvarez y la casa matriz del Banco Galicia, tengan que ver con la sesión, sino que las relacionó con la reunión del G-20 que se desarrollará la semana próxima en la Ciudad de Buenos Aires.

(Fuente: La Nueva Mañana)

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *