jueves , 19 de septiembre, 2019

Piden el juicio político a jueces que redujeron pena al abusador de un menor

Se trata de los camaristas Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués, quienes consideraron como atenuante la supuesta “orientación sexual” de la víctima y que el niño de seis años había sido abusado anteriormente.

La Federación Argentina Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (Falgbt) pidió el juicio político a los jueces Horacio Piombo y Benjamín Sal Llargués, quienes redujeron la pena de un hombre condenado por abusar de un niño de 6 años al considerar como atenuante la supuesta “orientación sexual” de la víctima y la recurrencia de situaciones de abuso sufridas.

Al respecto, el presidente de la entidad, Esteban Pailón, consideró que “pretender que la supuesta orientación sexual de la víctima de un abuso quite gravedad al hecho o sea considerado un atenuante al momento de juzgar un caso de este tipo es discriminatorio, estigmatizante y violatorio de la Convención de los derechos del niño y la ley de Protección Integral a la infancia”.

“Lamentablemente no es la primera vez que estos jueces fallan en un sentido prejuicioso y estigmatizante, ya que lo habían hecho aplicando atenuantes a casos de abuso según el estrato socioeconómico de las víctimas y solicitando la reducción de pena a un hombre condenado por femicidio, al considerar que la víctima sostenía una ‘actitud casi provocativa‘”, dijo a la vez que anticipó que desde la Falgbt se impulsará “el juicio político a estos dos camaristas, quienes no han demostrado la capacidad necesaria para llevar adelante tan alta magistratura”.

En su fallo, los miembros de la Cámara de Casación bonaerense resolvieron reducir de 6 a 3 años y dos meses la pena impuesta a Mario Tolosa, vicepresidente del Club Florida, argumentando que la víctima, un jugador de fútbol infantil de ese club, tenía “una orientación sexual homosexual y estaba habituado a que lo abusen”.

En la resolución, los camaristas afirman: “Me afecta al respecto una insondable duda que tiene por base esa familiaridad que el niño ya demostraba en lo que a la disposición de su sexualidad se refiriera. En todo caso y a esa corta edad, transitaba una precoz elección de esa sexualidad ante los complacientes ojos de quienes podían (y debían) auxiliarlo en ese proceso”.

“Estimo que la pena debe reducirse a la de tres años y dos meses de prisión, accesorias legales y costas”, dice el fallo.

En 2011, los magistrados habían solicitado la reducción de la pena impuesta a un pastor acusado de abusar de dos niñas de 14 y 16 años, argumentando que “son de un nivel social que acepta relaciones a edades muy bajas”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *