viernes , 20 de septiembre, 2019

Periodistas de los SRT cuestionaron a Tomás Méndez

A través de un comunicado rechazaron las formas “extorsivas” del conductor de ADN. 

Un grupo de trabajadores de los Servicios de Radio y Televisión (SRT) de la Universidad Nacional de Córdoba cuestionaron la guerra de “acusaciones y contraacusaciones” que “tienen como protagonistas a una productora privada (ADN) y a un periodista (Tomás Méndez)”, despegandose de su colega.

Los trabajadores de los SRT expresaron que “las prácticas periodísticas deben estar lejos de cualquier tipo de estrategias extorsivas” y que “el periodismo no tiene nada que ver con el trabajo del espía que utiliza cámaras ocultas o genera situaciones confusas con el fin de promover la comisión de delitos para luego denunciarlos”.

A continuación el comunicado completo:

“A la sociedad cordobesa:

Como trabajadores de los Servicios de Radio y Televisión de la Universidad Nacional de Córdoba que desarrollamos tareas en las áreas de Prensa, Televisión, Radio y Administración damos a conocer este comunicado destinado al pueblo de Córdoba en general y a nuestras audiencias en particular. Lo hacemos para transmitir nuestra posición en relación a la saga de acusaciones y contra acusaciones que son de dominio público y tienen como protagonistas a una productora privada (ADN) y a un periodista (Tomás Méndez) que forman parte nuestra querida señal de Canal 10.

Tomamos esta determinación porque consideramos que las prácticas periodísticas deben estar lejos de cualquier tipo de estrategias extorsivas. Del mismo modo decimos claramente que el periodismo no tiene nada que ver con el trabajo del espía que utiliza cámaras ocultas o genera situaciones confusas con el fin de promover la comisión de delitos para luego denunciarlos como tales. En definitiva la figura del “periodista encubierto”, no existe. El periodismo se ejerce con franqueza. Dando la cara.

Los abajo firmantes consideramos:

1 – Los SRT de la UNC históricamente han sido una cuna de profesionalismo periodístico, responsabilidad social, pluralidad ideológica y libertad de expresión que nos enorgullece. Asumiendo este legado es que todos los días trabajamos en un ambiente donde nuestra libertad de conciencia es una conquista que no se negocia.

2 – Asumimos que la práctica del periodismo es un proceso complejo y heterogéneo, pero que debe tener márgenes y límites que impidan violar posturas éticas y construir verdades falsas. No compartimos la idea de que en nombre del periodismo pretendamos asumir el rol de jueces o fiscales. Mucho menos, de policías. Nuestra tarea se funda en la pregunta y en la búsqueda de respuestas. En sumar voces que nos ayuden a entender y no en descalificar a quienes piensan diferente. La búsqueda de la verdad debe guiar nuestra acción y, en ese camino, el respeto a las fuentes es sagrado. El uso de cámaras ocultas elimina códigos y degrada nuestra profesión. La información se consigue, no se roba.

3 – Tomás Méndez puede hacer de sus programas lo que considere. Defender la diversidad es defender la libertad de expresión. Nosotros lo hacemos. Sin embargo, para lo que ya no hay lugar -porque no estamos dispuestos a tolerarlo- es para la falta de respeto y el ataque gratuito. Por eso repudiamos las expresiones de Méndez que, sin precisiones, pretende descalificar a compañeros y colegas –de éste y de diferentes medios- con el único propósito de erigirse en una especie de “Super Periodista Vengador” que se arroga el derecho a ser el único que dice la verdad”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *