sábado , 20 de julio, 2019

Peña Nieto se impone en las urnas y el PRI vuelve al poder

De acuerdo al conteo rápido del Instituto Federal Electoral (IFE) y en sintonía con las encuestas de boca de urna, Enrique Peña Nieto obtuvo entre el 37,93 y el 38,50 por ciento de los votos, mientras que López Obrador consiguió entre el 30,90 y el 31,86 por ciento. En tanto, Vázquez Mota recibió entre el 25,10 y el 26,03 por ciento de los sufragios, y Quadri logró entre el 2,27 y el 2,57 de los apoyos.

El presidente del IFE, Leonardo Valdez, aclaró que “el conteo rápido es un instrumento para informar a los ciudadanos y dar certidumbre”. Y aclaró que el margen del error es de un 0,5 por ciento. “Es un excelente instrumento elaborado a través de una muestra representativa de más de 7 mil casillas“, concluyó.

“Los mexicanos le han dado una segunda oportunidad al PRI“, afirmó Peña Nieto desde la sede del PRI, donde miles de simpatizantes se aglomeraron para celebrar la victoria. Con un discurso conciliador, ratificó que hará una serie de reformas para “modernizar a México“, sostuvo que “no habrá tregua” frente a los cárteles a la droga y llamó a la “reconciliación nacional“.

Sin embargo, apenas conocidos los resultados del conteto rápido, López Obradorafirmó que no reconocerá la victoria de Peña Nieto hasta que las cifras oficiales así los demuestren. De esta manera, volvió a poner en vilo al país, que todavía tiene presente que tras las elecciones de 2006 el postulante del PRD mantuvo bloqueadas numerosas vías del DF ya que no reconoció la victoria del actual presidente, Felipe Calderón, y denunció fraude.

No obstante, de confirmarse las proyecciones del conteo rápido, los mexicanos han decidido que el próximo presidente será Peña Nieto, y con él, vuelve al poder el PRI después de haber sido destronado del Ejecutivo tras un controvertido régimen de siete décadas.

Las elecciones de este domingo han sido las más grandes en la historia de México, tanto por el número de cargos que se han elegido como por el número de votantes convocados. Los comicios estuvieron vigilados por 30.000 observadores electorales, de los cuales 696 corresponden a organizaciones extranjeras. En tanto, el IFE confirmó con la especulación de los medios sobre la histórica participación popular, que superó el 62%, por lo que habrían votado más de 49 millones de ciudadanos.

En estos comicios estuvieron sometidos a votación 2.127 cargos. Además de presidente, se renovaron los cargos de 6 gobernadores, 579 diputados locales, 876 ayuntamientos, 16 jefes delegacionales, 20 juntas municipales y 629 diputados federales y senadores.

La violencia por la confrontación entre bandas antagónicas del narcotráfico y el crimen organizado ha dejado en lo que va del Gobierno de Felipe Calderón más de 50.000 muertos y se ha hecho visible hasta en las últimas horas previas a los comicios, con la detonación de un coche bomba en el estacionamiento de la alcaldía de Nuevo Laredo, en el estado de Tamaulipas, que dejó un saldo de siete heridos.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *