domingo , 17 de noviembre, 2019

Para Dómina “el aumento del boleto urbano se aplica a cambio de nada”

El concejal del Frente Cívico, Esteban Dómina, dijo hoy que “es comprensible el malhumor de la población que utiliza el servicio público de transporte por este nuevo aumento en el boleto, que se aplica a cambio de nada”.

Hoy comienza a regir el aumento en el transporte urbano de pasajeros, que pasó de costar 3.20 pesos a 4,10. “Para que los usuarios estuvieran de acuerdo en hacer un mayor esfuerzo, el municipio le debería haber impuesto a las prestatarias determinadas obligaciones tales como la incorporación de nuevas unidades y la mejora de los colectivos existentes, con una mayor frecuencia y confort para el pasajero”, sostuvo el concejal.

En tanto, cuestionó que “nada de esto ocurrió y se terminó aplicando un ajuste desproporcionado, que si se suma al autorizado en febrero de 2012, totaliza casi un 60 por ciento de incremento en menos de un año”, recordó el edil.

 Para Dómina, “lo que está haciendo el municipio es ir en contra del sentido común porque con una licitación en ciernes, lo racional hubiera sido congelar el boleto hasta conocer las ofertas y pretensiones de las nuevas concesionarias y resolver recién allí el nuevo valor tarifario”.

El “bonus track”

El concejal precisó que al elevarse el boleto a 4,10 pesos, el sistema de transporte masivo de Córdoba recibirá 450.000 pesos adicionales diarios; 13,5 millones de pesos mensuales; y 164 millones de pesos a lo largo del presente año, lo que representa una especie de “bonus track” para los prestadores a cambio de ninguna obligación.

“Lo que observamos en este sentido es que no solo no mejora el servicio sino que, por el contrario, empeora día a día porque la flota de colectivos va envejeciendo, y no hay inversiones ni buen mantenimiento, a partir de que todos están especulando con la nueva licitación”, insistió en remarcar.

Sobre el particular, señaló que “el único objetivo de este aumento es elevar el piso de la tarifa para convertirla en la más alta del país a los efectos de garantizar la rentabilidad presente y futura de los concesionarios. No se observa ningún interés en mejorar la situación del usuario”.

En relación a la situación puntual de la Tamse, Dómina advirtió “un vaciamiento en marcha”. “Todo lo que se promete para el nuevo sistema, que ojalá se cumpla, no está plasmado en ningún lado porque el municipio no dio a conocer el plan de movilidad. Por consiguiente, lo que se dice desde el oficialismo está en el aire”, siguió cuestionando eledil y agregó que “una de las pocas certezas es que por una decisión política de Mestre, la Tamse va a desaparecer”.

De acuerdo a lo expresado por el concejal, “el servicio de la Tamse empeora todos los días en una tasa superior a la de las otras dos empresas porque de las 300 unidades que posee unas 100 están fuera de funcionamiento. Además, toda la flota tiene 8 o más años de antigüedad promedio y no hay un buen mantenimiento ni mucho menos reposición de colectivos”.

Finalmente, Dómina consideró que “el sistema de licitación está armado para que todo siga igual y con las mismas prestatarias que en la actualidad. Esto es así en función de que el 42 por ciento del puntaje de los oferentes está referido a la antigüedad en el servicio y experiencia en los corredores que se van a licitar. Es decir que esta licitación es un traje a medida para el caballo del comisario”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *