Miércoles , 20 de Septiembre, 2017

Otros dos muertos por balas policiales en Táchira

Un adolescente y un hombre de 30 años murieron tras haber recibido disparos cuando se encontraban cerca de una protesta en el sector Sabaneta, donde Maduro ordenó el envío de 2.000 soldados y otros 600 agentes especiales.

Un adolescente y un hombre de 30 años murieron ayer tras haber recibido sendos balazos cuando se encontraba cerca de una protesta contra el gobierno de Venezuela en el sector Sabaneta del estado andino Táchira, en la frontera con Colombia, donde el presidente Nicolás Maduro ordenó el envío de 2.000 soldados y otros 600 agentes especiales luego de que se produjeran saqueos y ataques contra instalaciones policiales y castrenses.

Todo ocurrió en las horas previas a las  protestas callejeras organizadas por la oposición que en casi todos los casos han terminado en escenas de violencia, dado que las fuerzas de seguridad impiden a los manifestantes acceder a edificios públicos o zonas que no cuentan con la autorización de las autoridades.

El adolescente, identificado como José Francisco Guerrero, de 15 años, fue asesinado por un impacto de bala el martes cuando iba a hacer una compra que le había encargado su mamá, según difundió a través de un video en redes sociales la hermana de la víctima, Marialis Zambrano, quien responsabilizó a efectivos de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB).

“No se cansan de matar, no tienen hijos, no tienen familia, no tienen corazón. Los odio con toda mi alma, me lo quitaron, era un niño de 15 años”, dijo.

A su vez, Manuel Castellanos, de 30 años, habría sido impactado por una bala de un fusil FAL, luego de que efectivos militares abrieran fuego contra manifestantes en Tucapé, municipio Cárdenas, indicó la corresponsal del diario caraqueño El Nacional.

El hombre no estaba participando en la protesta sino que caminaba por la localidad tras haber comprado pañales para su hijo. Aunque intentaron prestarle atención médica, falleció poco después de llegar a un centro de salud.

Castellanos se convirtió en el muerto número 50 desde que a principios de abril la oposición comenzó a realizar protestas callejeras y marchas cotidianas para rechazar las políticas de Maduro, entre ellas la convocatoria a una Asamblea Constituyente.

Por su parte, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino, dijo que ordenó “el traslado de 2.000 Guardias Nacionales a esa estado y 600 tropas de operaciones especiales para cumplir con la segunda fase del plan Zamora, en el más estricto apego a la Constitución y respeto de los derechos humanos”.

“Hemos visto todos los ataques que se han perpetrado por los grupos violentos contra toda la infraestructura alimentaria. Yo pido a los dirigentes de oposición que realizan el llamado a la protesta a que rectifiquen y no sigan llamando a su gente a la calle”, dijo Padrino, citado por el diario Ultimas Noticias.

En tanto, por pedido de Estados Unidos se celebró una reunión informal del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (ONU) a puertas cerradas que trató la situación en Venezuela pero no adoptó medidas concretas al respecto.

“Por el bien de los venezolanos, y por la seguridad en la región, debemos trabajar juntos para asegurar que” el presidente Nicolás “Maduro detenga esta violencia y opresión y restaure la democracia al pueblo”, dijo la embajadora estadounidense ante la ONU, Nikki Haley, en un breve comunicado.

Por su parte, la oposición venezolana reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) se movilizará mañana hasta la sede del Ministerio de Interior y Justicia, en el centro de Caracas, para exigir al titular de la cartera, Néstor Reverol, “que se haga responsable de la represión” y de los “asesinatos”.

Reverol informó que fueron detenidos seis “paramilitares colombianos” en el occidental estado Táchira que presuntamente usaban uniformes de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en manifestaciones que se tornaron violentas.

“En el estado Táchira (fronterizo con Colombia) en el día de ayer se presentaron hechos violentos, hechos terroristas, en donde la derecha terrorista ha contratado paramilitares colombianos que se han involucrado en estos actos violentos”, dijo el ministro en declaraciones transmitidas por el canal estatal VTV.

Los detenidos fueron puestos a la orden de la justicia venezolana, afirmó.

El ministro señaló que en Táchira fueron saqueados 11 establecimientos comerciales que, afirmó, han dejado pérdidas millonarias a los dueños de los locales.

Según testigos citados por la agencia Reuters, pocos comercios estaban abiertos en San Cristóbal (Táchira), ciudad que ya estaba resguardada por militares. En otros poblados que conectan con estados como Mérida y Zulia, otros comercios también fueron afectados por las refriegas y las barricadas de neumáticos, arena y escombros que levantaban manifestantes opositores.

(Fuente: Telam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *