jueves , 22 de agosto, 2019

Orosz: “En Córdoba sólo se entiende la seguridad como sinónimo de tiros, chalecos y patrulleros”

Los siete jóvenes muertos en Córdoba en lo que va del año por parte de policías, en supuestos casos de “gatillo fácil”, expresan la política represiva de los sectores populares que impera en la provincia, según abogados y organizaciones defensoras de los derechos humanos.

“El ver a los familiares de estos jóvenes nos retrotrae, de alguna manera y lamentablemente, al sufrimiento de las Madres y Abuelas (de Plaza de Mayo), porque esto rompe la lógica según la cual los padres mueren antes que los hijos. Aquí es irracionalmente al revés, porque los padres reciben los cuerpos de sus hijos asesinados por policías“, dijo el abogado Claudio Orosz.

El letrado, que integra la Mesa de Trabajo por los Derechos Humanos, destacó que “no puede ser, como ocurre en Córdoba, que la única solución de la Policía consista en matar o en preparase para herir, lo que queda de manifiesto en cuánto invierte (el gobernador, José Manuel) De la Sota en armas y patrurellos“.

Orosz insiste en que, a diferencia de lo que ocurre a nivel nacional, donde “se discute una seguridad en términos democráticos y respetuosa de las garantías constitucionales”, la “matriz autoritaria se observa en Córdoba en que sólo se entiende la seguridad como sinónimo de tiros, chalecos y patrulleros”.

“La seguridad, como se intenta en la Argentina, sólo se soluciona con mayor educación, empleo, cultura y vivienda; en pocas palabras, con más inclusión social, no con persiguiendo o creyendo que son delincuentes los jóvenes que usan gorra o que andan en motocicleta”, subrayó el letrado.

En coincidencia con Orosz, dos semanas atrás, la Coordinadora Antirrepresiva de Córdoba denunció que, en lo que va de 2014, ya se han registrado siete casos de jóvenes muertos en casos de “gatillo fácil”, lo que expresa la “sistemática política represiva” del gobierno de De la Sota respecto de ciertos sectores sociales. 

En junio, un informe de un grupo de alumnos y docentes de la Universidad Católica de Córdoba (UCC) reveló que la casi totalidad de los operativos “de saturación” que realiza la Policía cordobesa tienen por destinatarias “las villas o sectores populares”.

“Casi la totalidad de los operativos se realizaron en barrios populares o villas”, según la investigación, que agrega que, entre el 13 de febrero y el 28 de mayo pasado, “668 personas fueron detenidas en la capital cordobesa”, con un promedio “de 7 arrestos por día”, en el marco de los “operativos saturación” policiales.

Los últimos casos de “gatillo fácil”

El último caso de “gatillo fácil” ocurrió el 26 de julio, en el barrio Los Boulevares, cuando Alberto Pellico (18) se dirigía en su moto a comprar una gaseosa, junto a un primo, cuando recibió un impacto en la nuca, de parte de un agente, aunque desde la Policía aducen que es porque los jóvenes se resistieron a ser controlados.

El 16 de junio, Cristian Guevara (18) fue detenido, presuntamente por un arrebato, y fue trasladado a la comisaría Nro. 19, de barrio Los Naranjos, y horas después apareció muerto en una de las celdas, supuestamente ahorcado con una manta, según la Policía, aunque sus padres siguen reclamando una investigación por lo sucedido.

Otro caso resonante fue el de Lautaro Torres (16 años), que el 19 de abril murió en el barrio Las Palmas, y según la Policía se debió a que una agente, que no llevaba uniforme, caminaba y el joven armado intentó robarle el celular, pero según sus familiares el adolescente se dirigía corriendo a comprar una ¬tarjeta de teléfono, cuando la mujer, sin mediar ninguna circunstancia extraña, le disparó por la espalda.

De igual forma, el 24 de marzo, Exequiel Barraza (20) cayó muerto a causa de cuatro balazos, en el barrio 1º de Mayo, hecho por el cual está imputado un miembro de la división Homicidios de la Policía, y en circunstancias que también involucran a agentes murieron Miguel Angel Torres (33), Pablo Navarro (29) y Matías Emanuel Panetta (27).

(Fuente: Télam)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *