viernes , 22 de noviembre, 2019

Ordenan suspender las obras de emprendimiento inmobiliario turístico en Sierras Chicas

La Cámara de Apelaciones tuvo en consideración el juicio penal que se lleva adelante contra los exfuncionarios de la Secretaría de Ambiente que otorgaron la autorización.

La Cámara de Apelaciones Civil y Comercial de 4ª Nominación de la ciudad de Córdoba a dispuso ayer la suspensión por el término de seis meses de las obras en el predio en el que la empresa Ticupil S.A., medida que podría ser prorrogada por igual plazo.

De esta forma, la justicia hizo lugar al pedido de dos vecinas de las Sierras Chicas que solicitaron la paralización de las obras desarrolla el emprendimiento inmobiliario turístico “Villa Candonga”.

Si bien el juzgado de primera instancia entendió que la desarrollista gozaba de una resolución administrativa favorable, la circunstancia de que el extitular de la Secretaría de Ambiente de la Provincia, Raúl Omar Costa, vaya a ser sometido a juicio por el delito de abuso de autoridad por autorizar las obras llevó a revocar el fallo.

En su resolución, los camaristas Raúl Fernández, Rafael Aranda y Federico Ossola indicaron que “en lo que atañe a la  protección de los bosques nativos de la Provincia de Córdoba, la legislación impone otorgar prevalencia a los principios precautorios y preventivos”, contemplados ambos en la Ley General del Ambiente y de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos.

En relación a la facultad del tribunal para tomar medidas que protejan el bosque nativo y afecten temporalmente los derechos de la empresa, agregaron: “La cuestión debe enfocarse a partir del denominado “paradigma ambiental”, que acuerda preeminencia a los bienes colectivos por sobre los individuales, dado que impera el orden público ambiental”.

Por último, como el proceso judicial todavía no está finalizado, la Cámara rechazó, en esta oportunidad, el pedido de deshacer las obras ya realizadas porque podrían afectar no sólo los derechos de la empresa demandada sino también los de otras personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *