jueves , 19 de septiembre, 2019

Off the record del Gobernador De la Sota

En el tradicional brindis de fín de año que organiza el Gobernador José Manuel De la Sota en el Centro Cívico, el primer mandatario provincial se mostró muy abierto ante la requisitoria de los periodistas que había en el lugar, pero nada de cámaras y grabadores. Solo palabras más y palabras menos. En el brindis, había periodistas de todos los tipos: los que van a trabajar y se vuelven con las manos vacías, los que van a comer y se vuelven con la panza llena, y los que vamos a buscar datos, como el caso de Informes y Noticias Córdoba (INC). La comida era muy rica aunque no muy abundante, algunos pinchos de queso y cereza y alguna que otra empanada. La bebida constaba en vino espumante y gaseosa.
Más allá de eso, el gobernador fue el último en entrar a la velada. Tenía un saco de lino prendido marrón, camisa azul y pantalón azul, con zapatos marrones, todo al tono. Cuando hizo su ingreso solo lo acompañaba el Jefe de Gabinete de Ministros, Oscar González y el vocero Alejandro Mosquera. En el salón ya estaba todo el gabinete. El Ministro de Finanzas, Ángel Mario Elettore, bromeó al entrar diciendo que no le pidan plata porque si lo daban vuelta no le caía una moneda. El de Seguridad, Alejo Paredes trataba de acomodarse a una función nueva para él – que no sea perseguir el delito -, lo hizo bastante bien ya que fue el centro de atención en todo momento. El de Salud era muy raro verlo sin guardapolvo, sólo saco y corbata y bastante preocupado por el futuro de dos heridos de una accidente en el norte provincial, o sea en funciones de Ministro. El de Transporte, Dante Heredia, haciendo lo que más sabe: Política; iba de charla en charla. Passerini, de Desarrollo Social muy a su estilo saludando a todos y comentando alguno de los programas que pretende ejecutar. Omar Dragún, de Trabajo saludó y se retiró rápido, no sabemos si por qué tenía cosas que hacer o porque estaba atrapado, ya que De la Sota en todo momento embestía hacía los trabajadores del área Salud por sus constantes reclamos, y él viene de un gremio. Otro de los que estaba en la reunión, pero esta vez no como organizador, ni presentador, ni nada por el estilo; y despreocupado por las copas vacías, la falta de comida y todas las cuestiones que tienen que ver con la organización de eventos era Jorge Lawson. Este hizo lo que más sabe hacer, charlar abiertamente con los periodistas. El joven Manuel Calvo de Energía y Agua se presentó muy amablemente ante todos y paso desapercibido. Monica Zornberg, la ministra de administración, tal vez fue la más mirada, admirada y envidiada. Sus ojos celestes y elegancia opacaban el desempeño y rol que ella cumple en el gobierno, aunque muchos de los presentes se acercaban para tratar de apresurar algún pago de pauta atrasado. Si de charlas hablamos, De la Sota encaminó y trató de marcar agenda en torno al conflicto de los médicos y a la falta de pago de la Nación por fondos adeudados, y en todo momento pedía que todo fuera off the record, aunque se sabe que quería que se publique: Que hay malestar con la Nación, y que le parece totalmente abusivo el reclamo del personal de Salud, teniendo en cuenta que hay pactos firmados. En varios párrafos también el gobernador se manifestó preocupado por la crisis internacional, y en lo local remarcó que si bien no le gustó la derogación del decreto de quita del 30 por ciento a los tributos municipales, admitió que sabe que a Ramón Mestre no le quedaba otra. En este último tema culpó al gremio de los municipales diciendo clara y pujantemente que se creen que son los dueños de la ciudad y son muy pocos los que trabajan. Obvio, todo off the record!