Jueves , 23 de Marzo, 2017
Vigo-Mestre

Nota editorial: En busca del territorio perdido

Alejandra ha decidido ir por la intendencia y su principal respaldo en ese desembarco es Massei (Carlos)”. La frase le pertenece a uno de los asesores comunicacionales a los que suele acudir el gobierno provincial y la pronunció en una charla de café en la zona sur de la ciudad.

La esposa del gobernador hace días atrás sorprendió con unas durísimas declaraciones en contra del intendente capitalino Ramón Javier Mestre. Desde el radicalismo sostienen que se trató de una represalia del schiaretismo por las críticas que realizó el mestrismo a la idea del gobernador Juan Schiaretti de traspasar el Paicor a los municipios.

En tanto, desde el campamento mestrista, algunos sostienen que las declaraciones de Vigo obedecen a la sugerencia de uno de sus  asesores que le indicó que la situación de malestar provocada por las lluvias en la Capital, era el momento propicio para posicionarse criticando a Mestre.

Un dirigente delasotista, en cambio, sugiere que lo más “sustancioso” de las declaraciones de Vigo se grabaron sin que ella supiera que en una pausa del reportaje el grabador seguía prendido. Según esta versión la falta de experiencia de Vigo le habría jugado una mala pasada.

Más allá de la desautorización que ensayó el propio gobernador sobre su esposa, los intendentes radicales tomaron nota del cambio de postura de Schiaretti, quien en la última reunión que mantuvo con ellos, Mestre incluido, los notificó de sus planes de descentralización, sin dejar margen para el intercambio de ideas.

Schiaretti sabe que tiene línea directa con el Presidente  Mauricio Macri, y que la conducción del radicalismo cordobés, monopolizada por el mestrismo, no goza de la mejor relación con el macrismo. A la certeza de mayores recursos provenientes de la Nación, Schiaretti le suma la decisión de sacarse servicios de encima, en este punto sus hombres sostienen que la resistencia de los intendentes radicales será nula.

Con ese panorama el Gobernador imagina que el desembarco del peronismo en la Capital, de la mano de su esposa y respaldada por un importante plan de obras públicas y el plan de prevención del delito, sería exitoso. Un hombre que goza de la confianza del gobernador sostiene que Schiaretti razona que “si Olaga (Riutort) en la última elección apoyó a Juez, no tendrá ´problemas en apoyar a un candidato peronista”.

En el radicalismo, en tanto, imaginan otro escenario. Mestre impulsará que las autoridades del radicalismo se renueven en Mayo y que la nueva conducción le ejerza una oposición sin tregua a Schiaretti, profundizando aún más, lo que ha sido en los últimos meses las posiciones del radicalismo. Por otro lado, en sus cálculos está también que Macri, a medida que se endurezca el peronismo en el Congreso, necesitara más del radicalismo y en ese escenario, el diputado nacional cordobés Mario Negri, hoy aliado a Mestre, tendrá un papel gravitante.

Por otra parte, los radicales siguen muy de cerca la evolución del escándalo que sacude a Brasil, saben que algunas esquirlas pueden llegar hasta el principal despacho de del edificio de Panal, de la mano de los gasoductos licitados por la administración de Unión por Córdoba. Sobre esto, todo indica que legisladores provinciales y los principales dirigentes blindarán sus oídos ante cualquier sugerencia de morigerar las críticas en este tema.

Sin que estuviese en los planes de nadie, los tiempos de la política cordobesa parecen haberse adelantado,  porque a la decisión del radicalismo de disputarle el poder provincial al peronismo en el 2019, el schiaretismo ha respondido con el desembarco en la Capital en busca de lo que los radicales consideran un tesoro perdido para el justicialismo: la intendencia de la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *